Columna Abierta

Ignacio Leovaldo Soto Castillo no se arrepiente. Lamenta, eso sí, que el olvido (o la indolencia) de quienes están detrás de las puertas que ha tocado para que solucionen un problema que no solo lo afecta a él, le esté haciendo pasar un mal momento por haber actuado solidariamente con sus vecinos...

Porque no desea que se repita una situación tan lamentable como la que vivieron ella y 44 personas más, Antonia Rodríguez Mariño, denuncia lo que considera un mayúsculo maltrato...

Los errores cuestan caro y más cuando se es víctima de ellos. Así lo deja ver Yoelmis Calderín Rodríguez, “un humilde guajiro formado por la Revolución, como se autotitula, quien por causa de uno de esos “deslices” en vez de dedicarse a cultivar la tierra que legalmente recibió al amparo del Decreto Ley 300 ha tenido que dar numerosas carreras para no perderla.

columna abiertaBien lejos estaba Miralbis Elías Fernández, residente en Cuartel número 1159-C entre Pintó y La Avenida, de pensar que lo que pareció una bendición para su familia terminaría con los tintes inconfundibles de un mal sueño.

Todo comenzó en abril de 2013, cuando una brigada de la Empresa provincial de la Construcción (EPCONS), comenzó a reparar su vivienda y dos aledañas. Cuenta que “hace cuatro meses los obreros retiraron la taza sanitaria con la promesa de colocarla al otro día pero se les rompió en las manos y ellos dicen que no tienen ninguna para reponerla”.

Tampoco, dice, han terminado de enchapar el baño, a pesar de que las losas de las tres casas está situada en la construcción. “Terminaron una, la otra está a mitad, y en la mía ni siquiera han comenzado. Cuando pregunté, el inversionista me dijo que él no sabía nada, que eso es problema de la técnica que está al frente de la obra”.

Guantánamo en el Lente

Fotogalería: Danza guantanamera hasta la Médula

1medula boulevar9 1medula boulevar81medula boulevar

Ni las frías temperaturas contienen a este grupo de jóvenes bailarines guantanameros. Los muchachos de Médula atraparon con su magia y fuerza escénica a entendidos, asiduos transeúntes y hasta los que por curiosidad transitaron durante la jornada matutina por el boulevard de la urbe del Guaso.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar