homenaje haydee santamaria 3024288La Heroína del Moncada y la lucha clandestina, Haydée Santamaría Cuadrado, recibió al cumplirse este 28 de julio el aniversario 34 de su desaparición física, el homenaje que en nombre de los cubanos le tributara  una representación de santiagueros ante el mausoleo de los mártires del 26 de julio, en el cementerio Santa Ifigenia.

Justo frente al nicho que guarda sus restos, en el panteón que acoge a 38 moncadistas, un destacamento de la Unidad de Guardia de Honor al Héroe Nacional José Martí depositó la ofrenda, en cuya cinta se podía leer “A: Haydée Santamaría del pueblo de Cuba”.

El solemne tributo fue presenciado por el miembro del Comité Central del Partido y primer secretario en la provincia, Lázaro Expósito Canto; la vicepresidenta del órgano de gobierno en el territorio, Beatriz Jonson Urrutia; el jefe de la Región Militar, coronel Ricardo Rígel Tejeda, e integrantes de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.
Participante junto a Melba Hernández en la toma del antiguo Hospital Civil Saturnino Lora,  Haydée es apresada en la acción por efectivos del ejército batistiano, quienes para hacerla hablar le dicen que su hermano y su novio habían sido detenidos y torturados.

Al no arrancarle ninguna confesión le espetan que ambos habían sido asesinados, y para confirmarlo le muestran los ojos de Abel y los restos de los genitales de su novio, Boris Luis Santa Coloma, pero en medio del desgarrador momento solo consiguen de ella estas firmes palabras: “Morir por la patria es vivir”.

En su alegato La historia me Absolverá, Fidel significaría: “Nunca fue puesto en un lugar tan alto de heroísmo y dignidad el nombre de la mujer cubana”, condición que Hay­dée continuaría mostrando durante su vida.

Fuente:Periódico Granma

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

Fotogalería: Imprescindibles damas del campo

mujeres campesinas9 mujeres campesinas4mujeres campesinas8

Las mujeres cubanas constituyen fuente de inspiración y pilar importante en todas las ramas de la sociedad, independientemente del lugar donde realizan sus siempre valiosas tareas, con demostrada sabiduría, responsabilidad, ternura y el amor que imprimen a cuantas acciones emprenden.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar