1SavónDicen las enciclopedias médicas que la retinosquisis ligada al cromosoma X o XLRS, es una enfermedad ocular genética caracterizada por agudeza visual reducida en varones.

Para el velocista Leinier Savón Pineda esta afección no constituyó una limitación para materializar su sueño de ser campeón "bajo los cinco aros", al alzarse como doble titular en 100 y 200 metros planos categoría T12 - a lo que se suma el octavo lugar en el salto de longitud F12-, en los XV Juegos Paralímpicos en Río de Janeiro.

Mientras disfrutaba de unas merecidas vacaciones en su Guantánamo natal, ante la petición de intercambio con la prensa, sin "peros" accedió al encuentro.

Escollos que te hacen fuerte

El primer contratiempo que experimentó Leinier en su vida deportiva fue siendo todavía un niño, cuando sus aspiraciones de incorporase a la entonces Escuela de Iniciación Deportiva Rafael Freyre de la ciudad del Guaso, se vieron frustrados al ser desestimado por su baja estatura.

Pese a esto persistió y años después entró en la desaparecida Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético (Espa), donde dice que "en el aula copiaba lo que escuchaba o de sus compañeros, pero nunca del televisor, porque no veía bien"; algo que se transmutaría en obstáculo para sus intenciones de convertirse en atleta de forma convencional, pero que no lo desanimó para seguir adelante y buscar el estrellato.

Fortaleza y preparación demostrada en la pista

Leinier no solo reinó en los 100 y 200 metros planos de la cita carioca; un año lo había hecho en el Campeonato Mundial de Atletismo para Personas con Discapacidad en Doha, Catar, cuando participó en las mismas especialidades.

"El Mundial fue para mí un reflejo de lo que iba a pasar en los Paralímpicos, conocí y derroté a mis rivales en Doha, era cuestión de volverlo hacer en Río, sin dejar de mencionar que influyó mucho mi preparación".

Según Savón a partir de enero de este año se enfocaron directamente en las paraolimpiadas, y en mayo fue a Río a una competencia antesala de los propios Juegos -que al ganar le permitió llegar como líder del ranking a la competencia máxima del ciclo olímpico.

Para los que seguíamos en todo momento a Leinier cada vez que salía a la pista, pudimos notar su seguridad a la hora de correr, e incluso a pesar de lo sucedido con la también velocista Yunidis Castillo, que se lesionó después de competir en el salto de longitud.

leinier corriendo port

Declara el guantanamero que no le causó ningún temor que se repitiera con él la misma historia, "no podía competir con ese miedo, di solamente tres saltos para preservarme en lo que yo me había preparado que era la velocidad, sabía lo que estaba en juego y en la forma que me encontraba".

Este pequeño velocista del Guaso asegura que no es fácil de ablandar. "También me encontraba lesionado en ese momento, debido a algunos daños en la pierna que sufrí en febrero y luego en mayo, "pero dije es para allá, y así fue".

A pesar de que se le vio seguro en la pista, Savón Pineda no trató de romper ningún record, "eso lo acordé con mi entrenadora- Miriam Ferrer Fernández- porque hace tiempo estoy haciendo marcas que están por debajo del récord del mundo debido a que una vez que salgo a buscarlo me contraigo, me pongo duro y lo que hago es echarlo a perder.

"Por eso ella me dijo que corriera para ganar y una vez que tuviera el título me enfocara en romper el record, y eso fue lo que hice, salí a ganar las carreras aunque tenía mis molestias pero eso era secreto, me preparé psicológicamente para ganar y he ahí el resultado.

"Yo quiero romper el record de los 100 metros, esa es mi ambición. Lo hice en el Parapanamericano de Toronto, pero no se me validó por el viento a favor; y hay una medalla que deseo que es la de salto largo, me la quiero regalar, sé que lo puedo lograr y voy a entrenar para eso".

Carreras sin guía

En las carreras para la categoría T12 la mayoría de las veces se ve competir a los atletas con anteojos o con acompañantes, en el caso de Leinier no usa ni uno ni otro, "los primeros no me mejoran la visión, con cristales es igual que sin ellos, mi visión no mejora, va a seguir siendo la misma; y con respecto al guía, mi categoría lleva, lo que todavía no se me ha encontrado uno que pueda estar a mi nivel".

Cuba en los Paralímpicos

La actuación cubana en los Paralímpicos de Río -lugar 18 entre 87 países que alcanzaron medallas- para Savón "fue muy buena. Los atletas que no lograron preseas mejoraron sus marcas. Todos fuimos muy bien preparados y estábamos convencidos a lo que íbamos: a buscar medallas u obtener una buena ubicación. Por eso nos sacrificamos, además vimos lo que pasó en los juegos convencionales y dijimos, tenemos que darlo todo".

Pasos futuros

Para todo deportista detrás de cada medalla hay un nombre, ese que inspira, que da fuerzas, que te dice: es tu sueño, no te rindas. Para nuestro campeón tras sus coronas hay una lista casi interminable: Dios, su madre, familia, amistades, el pueblo cubano...y por supuesto Guantánamo, su natal aldea.

Dice que quiere más medallas, mantenerse en la élite, y que no va a bajar la guardia, "mis planes son seguir entrenando fuerte, cuando regresé de Doha dije, ahora soy campeón mundial, pero eso no quiere decir que voy a aflojarme, no me gusta perder y entreno y me sacrifico para ganar", concluye.

leinier savon busca oro

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La Receta de Hoy

Tarta de piña sin horno

tarta de pina sin horno 4 tarta de pina sin horno 5tarta de pina sin horno 0

Esta tarta de piña sin horno es un clásico de los postres sencillos y cómodos porque no hay que ser experto para hacerla. La podemos preparar en formato redondo o en formato rectangular, que también queda muy bonita. Es tan deliciosa como efectiva, con un sentido sabor a piña si usamos la gelatina de este sabor. Una estupenda forma de iniciarse en la repostería y uno de esos postres que gusta a todo el mundo.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar