frometa

El reconocido artista de la plástica cubana Gilberto Frómeta Fernández saldó una prolongada deuda consigo mismo al inaugurar en la galería de arte Eliseo Osorio, de Baracoa, una muestra personal retrospectiva de pintura titulada Marcas en el camino.

Frómeta Fernández dijo que le debía esta exposición de 15 obras a su padre, porque él le inculcó al amor por la Ciudad Primada, y que también comparte su arte aquí con el público porque considera a la Primera Villa de Cuba una ciudad olvidada.

Este dibujante, pintor y grabador añadió que luego de dar muchos tumbos y de andar con sus obras en exposiciones por el mundo tuvo circunstancias favorables y voluntad suficientes como para viajar a la tierra donde incluso se esparcieron las cenizas de sus ascendientes.

La compilación de obras de Marcas en el camino incluye pinturas, dibujos a tinta y plumilla y calcografías con la temática de la abstracción y el tema del caballo, dos motivos recurrentes en un autor convencido de que el público baracoeso “está ávido de consumir productos culturales”.

El artista de la plástica cubana consideró que la experiencia de exponer en la Ciudad Paisaje es algo único en su vida, y declaró su interés por tener otro gesto de gratitud hacia la tierra que lo acogió ahora.

“Con lo único que cuento para hacer por Baracoa es con mi persona y mi obra, pero con eso haría por un lugar que aún necesita mucho arte y desarrollo”, resumió.

Formado en la primera promoción de la Escuela Nacional de Arte (1970), con estudios de gráfica en el Instituto Superior de Arte de La Habana, sus piezas, en las que destacan los motivos del caballo y el paisaje, han sido exhibidas en países como Alemania, Argelia, Argentina, Austria, Bélgica, Brasil, Checoslovaquia, China, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, Hungría, Inglaterra, Jamaica, Japón, Malasia, México, Nicaragua, Panamá, Polonia, Portugal, República Dominicana, Rusia, Siria y Venezuela.

También ha estado presente en las Ferias de Arte de Madrid, Sevilla, Cuenca, Bogotá y Bélgica; en las Bienales de La Habana, y de Lujbliana; en los eventos de grabado de Kanagawa (Japón); entre otros.

Por su trabajo, Frómeta ha obtenido premios en el Salón Nacional de Dibujo (Cuba, 1977); el Primer Salón Nacional de Grabado (Cuba, 1981); el Espacio Latinoamericano de París (1984), así como el Premio Nacional de Grabado en la Primera Bienal de La Habana (1984); y el Primer Premio VI Bienal de Pequeño Formato (Venezuela, 1990), entre otros galardones.

Sus obras se encuentran en las colecciones permanentes del Museo Nacional de Bellas Artes, en colecciones institucionales y privadas nacionales e internacionales. Colecciones públicas y privadas en Cuba, Francia, Portugal, España, China, Polonia, Rusia, Hungría, Gran Bretaña, Ecuador y Austria, atesoran sus obras.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La Receta de Hoy

Tarta de piña sin horno

tarta de pina sin horno 4 tarta de pina sin horno 5tarta de pina sin horno 0

Esta tarta de piña sin horno es un clásico de los postres sencillos y cómodos porque no hay que ser experto para hacerla. La podemos preparar en formato redondo o en formato rectangular, que también queda muy bonita. Es tan deliciosa como efectiva, con un sentido sabor a piña si usamos la gelatina de este sabor. Una estupenda forma de iniciarse en la repostería y uno de esos postres que gusta a todo el mundo.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar