alimentos valleTras felicitar a los campesinos por el advenimiento del aniversario 60 del triunfo de la Revolución, el presidente de la ANAP instó a aprovechar las potencialidades aún sin explotar para producir alimentos y diversificar los cultivos.

El sueño del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz de convertir al Valle de Caujerí en un emporio hortícola con el movimiento cooperativo como su vanguardia productiva, diseñado el 2 de julio de 1977, es una realidad inobjetable.

 

Entonces, desde el Alto de Quimbuelo, en San Antonio del Sur, trazó la estrategia para la construcción de presas, sistemas de riego, cultivos intensivos y extensivos, industrias y demás infraestructuras, que propiciarían desarrollo y prosperidad en la zona, empobrecida por la desatención en que estuvo sumida antes de triunfo la Revolución.

 

A la distancia de 41 años, las transformaciones continúan: mejora la vida de los campesinos y sus familias, se introduce tecnología y maquinaria de punta, semillas de calidad, entre otros beneficios que los cooperativistas deben aprovechar para explotar las áreas eficientemente, incrementar los rendimientos y producir más.

 

Los progresos inducidos por la Revolución en ese jardín productivo los constató Rafael Santiesteban Pozo, miembro del Comité Central del Partido, del Consejo de Estado y presidente de la Asociación de Agricultores Pequeños (Anap), durante un reciente recorrido por cooperativas de ese emporio agrícola.

alimentos valle2El tomate junto al frijol, renglones que sustituyen importaciones, son los cultivos más extendidos en el Valle de Caujerí.

Aumentar la producción de carne

 

En el módulo pecuario de la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) 17 de Mayo, por donde inició el recorrido, Elicinio Fis Leyva, con más de 25 años en la actividad, explicó que se empeñan en incrementar la masa, compuesta actualmente por 34 ovinos y 43 caprinos.

 

“De los primeros, 20 son hembras, y de los segundo, 28. El objetivo es llegar a 100 reproductoras para, consecuentemente, aumentar los volúmenes de carne y leche”, precisó.

 

Por su parte, Arle Matos Rodríguez, presidente de la referida CPA, expuso que dos décadas atrás llegaron a tener cerca de 600 cabezas (300 de carneros y 250 de chivos) en diferentes áreas, y algo parecido deben lograr a partir de ahora.

 

Dijo que para ello se proponen ampliar la siembra de plantas forrajeras y aprovechar más los desechos de cosechas, bejucos... “En el Valle, como en pocos lugares, disponemos de condiciones (tierras, agua permanente, maquinaria…) para impulsar esta tarea”, abundó.

 

“Con lo logrado hemos distribuido carne a jubilados enfermos y vendido leche en la placita, luego de la entrega directa a unidades de Comercio. No es mucho, pero esperamos lo sea cuando empiece a dar resultados la crianza de cerdos, incipiente aún, y 30 gallinas criollas en los patios”, apuntó.

 

Sobre el particular, el presidente de la Anap exhortó a incorporar nuevas categorías de animales, como guanajo, experiencia que debe extenderse al resto de las bases productivas, así como buscar las mejores razas, medicamentos y asegurar el adecuado manejo de las especies.

 

“Todo ello –reflexionó- garantiza el consumo de los campesinos, la venta directa a la población, fortalece económicamente a las cooperativas y contribuye a disminuir importaciones”.

alimentos valle3En el módulo pecuario de la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) 17 de Mayo, el objetivo es llegar a 100 reproductoras aumentar los volúmenes de carne y leche”, precisó el peón Elicinio Fis Leyva.

Posturas para todos

 

Al llegar a la Casa de cultivo tapado, también en la CPA 17 de Mayo, fue informado por Delvis Matos Reyes, jefa de colectivo, sobre la producción en ese establecimiento de 20 millones de posturas de tomate en cepellón para cada campaña de siembra, más de las planificadas, pero insuficientes aún para cubrir la totalidad de las áreas.

 

La ingeniera agropecuaria explicó las ventajas de esta modalidad, entre las que destacó ahorro, mayor supervivencia en las áreas y resistencia.

 

Al decir de la también fundadora del centro se cosechan además 250 toneladas anuales de humus de lombriz, aprovechables en las 19 casas de cultivo de posturas, donde laboran 37 cooperativistas.

 

Tras escuchar la exposición de la ingeniera y dialogar con trabajadores, Santiesteban Pozo instó al colectivo a extender las capacidades productivas, al menos con dos naves, para satisfacer la demanda de posturas de tomate, principal reglón, así como otras de ají pimiento, col, berenjena, de las que se obtienen pequeñas cantidades.

alimentos valle4En las Casas de producción de posturas en cepellón Delvis Matos Reyes, jefa de colectivo, informó sobre la producción de 20 millones de posturas de tomate para cada campaña de siembra.

Bendecido por la naturaleza

 

Hasta la finca de Delvis Urgellés Frómeta, en la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Constantino Lores, llegó el presidente de la Anap, acompañado de Armando Creagh Dupuig, guía de los anapistas en la provincia de Guantánamo, y Magdalexis Fernández, primera secretaria del Partido en el municipio de San Antonio del Sur.

 

En las cuatro hectáreas del usufructuario, sembradas de frijol Buena Ventura y Rojo Cueto, los visitantes mostraron la admiración que les causó la uniformidad y salud de los hermosos campos.

 

“Si el hombre sirve, la tierra sirve”, comentó Urgellés Frómeta, parafraseando a José Martí. “Lo que se necesita, entonces, es trabajar y saber aprovechar las bondades de la tierra y rendir lo que se necesita, utilizando los adelantos de la Ciencia y la Técnica.

 

“Aunque a decir verdad con el frijol no he tenido que esforzarme tanto como con el tomate. Esta es mi quinta cosecha y en las tres más recientes he pagado los servicios de una máquina sembradora, y los resultados son impresionantes”, alardeó.

 

Al decir del productor, en la campaña que transcurre invirtió alrededor de tres mil pesos y si el tiempo lo acompaña como hasta ahora debe obtener más de 115 mil de ganancia, con rendimientos de 30 quintales por hectárea.

alimentos valle5Los visitantes se admiraron al ver la uniformidad y salud de los hermosos campos de frijol en la finca del combatiente devenido usufructuario Delvis Urgellés Frómeta.

Fruto de nuestro trabajo

 

Las fincas de Arnaldo Frómeta Delgado, de la misma CCS, y de Abigail y Clara Luz González Velázquez, de la Filiberto Rodríguez, también fueron visitadas por el presidente de la organización campesina.  

 

Todos los campesinos tenían sus áreas completamente sembradas de frijol y tomate, principales cultivos destinados a la sustitución de importaciones, además de plátano, ají pimiento, guayaba y otros surtidos, exigidos dentro del programa de autoabastecimiento municipal.

 

Clara agradeció a la Revolución todo lo que tiene porque antes, por mucho que se esforzaran los campesinos ni siquiera podían levantar un bohío para cobijar a la familia.

 

“Estoy a punto de terminar mi casa de mampostería y placa, amueblada con lo necesario para vivir con decoro y ello es fruto de nuestro trabajo”, comentó.

 

“En lo adelante nos toca aprovechar las potencialidades aún sin explotar para producir alimentos y diversificar los cultivos para garantizar a la población la oferta estable de viandas, vegetales, granos, frutas, leche y carne, entre otros surtidos, a precios más bajos que los actuales”, apuntó Esmerido Velázquez Lafita, vicepresidente de la CCS Filiberto Rodríguez.

 

Sembrar, producir y acopiar todo cuanto sea posible es compromiso permanente de los campesinos del Valle de Caujerí para honrar el sueño del Líder de la Revolución y corresponder a las millonarias inversiones promovidas por el Estado para dotar a esa zona de recursos y condiciones para trabajar, disminuir importaciones y aumentar exportaciones, como ha reiterado la máxima dirección del país.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar