cafe recuperacion maisiPrioridad en la Empresa Agroforestal en Maisí es la recuperación de los cafetales, castigados por la exposición al sol y el crecimiento de la maleza, tras ser destruidas sus condiciones naturales por el huracán Matthew. Foto: Lorenzo Crespo Silveira

La salida del sol alumbra campos ya sembrados. Va pasando al recuerdo el panorama de árboles arrancados de raíz, troncos partidos, tierra erosionada, cultivos arrasados.

Han transcurrido cuatro meses desde el paso del huracán Matthew y aunque todavía se cuenta como si fuese ayer, regresan poco a poco los paisajes de tierra roja y vegetación verde, de mar y cielo entrecruzados al horizonte, de bosque tropical y semidesierto.

Trastocada por un fenómeno de semejante magnitud -vientos de más de 240 kilómetros por hora- la naturaleza devuelve pausadamente lo que su propia furia se llevó en unas horas.

Pero la producción cafetalera no puede esperar tanto, así que los campesinos se empeñan en acelerar el curso de los acontecimientos.

Reordenar, producir, recuperar

En la UBPC Iraelda Marzo, cercana a la cabecera del municipio, su administrador Alberto Fernández cuenta que “a los cafetales se han dedicado todas las fuerzas posibles. Primero se quitaron de los campos arboledas caídas, luego se recuperaron las plantas que quedaron en pie, y se preparó el suelo para sembrar nuevas.

“Ahora el gran problema -y en esto coinciden todos los agricultores y autoridades consultados- es que los cafetales no tienen sombra ni humedad, factores imprescindibles en su crecimiento.

“Los árboles de piñón, conocidos como júpito por los campesinos y por tradición la principal fuente de sombra de los campos de café, fueron devastados por los vientos del ciclón -explicó el directivo- pero estos tardan en reproducirse un periodo aproximado de dos años, lo que para nosotros es mucho tiempo, pues significa demorar el proceso de producción del grano”.

Para solucionar esta situación, repetida en todos los cafetales del territorio, se siembran plantas de rápido crecimiento capaces de generar sombras temporales o alternativas. Higuereta, moringa, plátano, guineo y otras especies, conviven hoy con los cafetos para evitar la incidencia directa del sol.

Aunque solo el 20 por ciento de las tierras presenta óptimas condiciones, Alberto recalca que el café es prioridad para los productores asociados. “En un plazo de dos años deben quedar listos el 50 por ciento de los campos, y en tres recuperarlos totalmente”.

cafe recuperacion maisi2Alberto Fernández, administrador de la UBPC Iraelda Marzo, explicó que mientras crecen los árboles de piñón, se crean sombras temporales con higuereta y plátano, fundamentalmente. Foto: Lorenzo Crespo Silveira

En materia de reordenamiento cafetalero, palpar resultados puede demorar un tiempo. Quizás por ello se concentran en este programa los esfuerzos de los productores maisienses, inmersos en el rediseño de un plan que, también perturbado por Matthew, proyectaba hacia el año 2020 devolver al territorio su lugar histórico, entre los de mejores rendimientos a nivel nacional. Quizás haya café este año.

En Maisí se dedican al cultivo del preciado grano 4 mil 990 hectáreas de tierra, todas afectadas por el ciclón, según precisó Denny Matos Bravet, director de la Empresa Agroforestal en el municipio. “El café caído en los campos se contabilizó alrededor de las 86 mil latas, a lo que se sumaron otras tantas toneladas perdidas en las despulpadoras y centros de beneficio”.

Ante tamañas pérdidas no hay otra opción que trabajar para resarcir, y así se ha hecho. De lo menos a lo más complejo van las acciones, que incluyen la limpieza de los campos -en lo que ayudaron las brigadas provistas con motosierras llegadas desde otras provincias- el acordonamiento de los suelos, generación de sombra y eliminación de malezas propias de la exposición al sol y la sequía.  

Según Danny Matos Bravet, director de la Empresa Agroforestal en el municipio, “en esta etapa, que se extenderá hasta el 31 de marzo, se han atendido hasta el momento el 91 por ciento de las tres mil 564 hectáreas planificadas.

El trabajo inició por las mil 197 hectáreas de plantaciones jóvenes, es decir, renovadas en los últimos cuatro años. Luego se avanzará hacia el rescate de las llamadas plantas adultas que puedan ser salvadas y, en el último momento, la renovación de los terrenos que tienen mucho tiempo en explotación”.

Recuperar o superar las cifras productivas es la meta en Maisí, a pesar de las demoras en la implementación de la política financiera aprobada por el Estado cubano para ayudar a los agricultores damnificados. Apenas 404 créditos otorgados y 599 en trámite, son resultados mejorables, cuatro meses después.

El sustento de 2 mil 200 productores depende de la comercialización del café, por tanto, proteger sus cosechas y recibir los beneficios aprobados, tiene tanta importancia como las acciones de la recuperación, cuyas protagonistas son, al final, esos mismos que a fuerza de machete abrieron camino los primeros días y hoy empeñan sus fuerzas en devolver a los cafetales la vitalidad.

cafe recuperacion maisi3Según Denny Matos Bravet, director de la Empresa Agroforestal, la madera reciclada en los bosques fue destinada, fundamentalmente, a la construcción de viviendas, y ahora apoya el proyecto Barrio Nuevo, Barrio Tricolor.

Fuente de vida

Llegar al vivero ubicado en Santa Marta, perteneciente al Centro de Gestión Agrícola de Los Llanos, es una especie de alimento a la esperanza. Son solo largas filas de posturas de café, es cierto, ordenadas minuciosamente en bolsitas negras de nylon; hasta que se comprende que 150 mil de ellas fueron destruidas en octubre pasado, y entonces comienza a ser una proeza.

De sol a sol, 14 hombres y 12 mujeres, despojaron de troncos el terreno, lo limpiaron, sembraron higueretas que ahora sirven de sombra y plantaron, por segunda vez en la misma cosecha, 250 mil posturas de café arábico (Isla 614).

En 200 metros cuadrados -compartidos también con las flores cultivadas allí- se extiende el vivero, con capacidad para 350 mil posturas, cifra que debe alcanzarse cuando se preparen las 100 mil planificadas para la campaña de frío.

Según Alexei Leyva Marzo, jefe del colectivo laboral, “la fase de vivero es de gran importancia en la posterior cosecha, pues en ella se preparan posturas de óptima calidad, capaces de adaptarse a los campos cuando sean plantadas por el productor, sobre todo en las desfavorables condiciones que tienen ahora los campos.

“Lo que más nos afecta ahora es el clima. A veces llueve mucho, y no se puede trabajar, y en otras se extiende el periodo seco. Hay que aplicar la ciencia y la técnica ahora más que nunca -reconoce Leyva Marzo- e ir regulando la sombra poco a poco, exponiendo el café a un poco más de sol, adaptándolo, regándolo, garantizar la permanencia de agua y abono, para que las posturas suban aptas para la etapa de primavera, que comprende abril, mayo y junio. A pesar de lo duro del trabajo, vale la pena, porque que se ve el resultado.”

La reforestación

Como el café, en el suelo, quedó el 85 por ciento del patrimonio forestal de Maisí, cuantificado en más 20 mil hectáreas de bosques. Pensadas y a buen ritmo comenzaron las acciones de reforestación que hasta el momento han rescatado 500 hectáreas de las 695 proyectadas para presente año por la unidad agroforestal maisiense, en tanto se labora en el fomento de otras mil 500 plantaciones jóvenes, de las cuales mil 22 muestran ya condiciones favorables.

Edilio Leyva Ramos, especialista principal de producción forestal en Maisí, explicó queen la parte de los bosques naturales se hacen tratamiento de limpia, poda y raleo, para sacar los árboles partidos, virados o arrancados de raíz y dejar los que están en óptimas condiciones para su desarrollo en un futuro.

cafe recuperacion maisi4En el vivero ubicado en Santa Marta se preparan 250 mil posturas de café para ser vendidas a las bases productivas al inicio de la campaña de primavera, en tanto otras 100 mil se preparan para la etapa fría de esta contienda. Foto: Lorenzo Crespo Silveira

La madera rescatada en los campos, según Denny Matos Bravet, se ha utilizado en alfarjes y alfarjías para techos de las viviendas e instituciones estatales, propósito al que se destinaron unos mil doscientos metros cúbicos de madera al Programa de la Vivienda -distribuida a través de los consejos populares y zonas de defensa- 585 metros de la producción propia de la Empresa, y los restantes, se trajeron desde entidades homólogas en Santiago de Cuba y Pinar del Río.

“En el caso de los agricultores que tienen madera en su finca, se autorizó el procesamiento de la madera para construcción de casas y la ayuda a la comunidad”, precisó Matos Bravet.

En el empeño de devolver a los bosques su vitalidad, enfatizó Edilio Leyva, se encuentran en fase de vivero semillas de caoba, guayacán, majagua, ocuje, y árboles frutales como mango, guayaba, aguacate y naranja. Para el cierre del primer semestre de 2017, se prevé tener plantadas todas las áreas que actualmente se encuentran en etapa recuperativa”.

Maisí viste –aun tenues- los colores de la recuperación; pero si la naturaleza responde como hasta ahora, favorablemente, es posible que en dos o tres años la vegetación del municipio más oriental esté totalmente restablecida.

Se trata de un proceso prolongado, más los campos agradecen la acción humana en su beneficio, y la naturaleza premia con buenos frutos.

Prever cómo será o cuánto esfuerzo costará es difícil. Mucho queda por hacer, máxime si en ello van el café y los valores medioambientales, fuentes de sus principales ingresos y patrimonio natural más sagrado. Se impone seguir andando, sin pausa, con un poco más de prisa.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

Fotogalería: Imprescindibles damas del campo

mujeres campesinas9 mujeres campesinas4mujeres campesinas8

Las mujeres cubanas constituyen fuente de inspiración y pilar importante en todas las ramas de la sociedad, independientemente del lugar donde realizan sus siempre valiosas tareas, con demostrada sabiduría, responsabilidad, ternura y el amor que imprimen a cuantas acciones emprenden.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar