anillo siliconaAnillo de silicona: Foto: Tomada de Internet

El Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) incorporó con éxito, desde noviembre pasado, el uso de anillos de silicona o pesarios en gestantes con riesgo de prematuridad, uno de los problemas que más aporta a la morbilidad y la mortalidad de los niños menores de un año en la provincia de Guantánamo.

Hasta febrero, se colocaron 16 de estos dispositivos en la sala de Perinatologia del Hospital Dr. Agostinho Neto y el Hogar Materno Provincial, donde se atienden los embarazos con mayor riesgo, y se logró prolongar la gravidez hasta una edad gestacional viable en la gran mayoría de los casos.

 

Humberto Velázquez, jefe del Programa Materno infantil en el territorio, explicó que el método es aplicable a las mujeres entre las 22 y las 34 semanas de gestación, libres de infecciones vaginales, y que tengan un cuello uterino corto, con longitud por debajo de los 25 centímetros.

 

El también especialista en ginecobstetricia reconoció que todavía no se generaliza como debiera el uso de este método, y aseguró que existen en la provincia galenos adiestrados para ello, y anillos de silicona suficientes para los casos que puedan necesitarlos.

 

Abundó que los pesarios reducen hasta un 75 por ciento los índices de prematuridad a nivel mundial, son fáciles de colocar, pues se introducen por la vagina sin necesidad de cirugía, donde se despliegan actuando como un tapón del cérvix, y no causan efectos secundarios ni molestias prolongadas.

 

Los anillos de silicona se usan en el mundo desde la década de los sesenta, aunque la historiografía los recoge desde el siglo XIX hechos de oro, plata, bronce y cobre. Con anterioridad, en el país se prescribían para tratar el prolapso uterino. Actualmente, se cotizan a unos 40 euros y son reutilizables.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar