profesora octogenaria

No se trata ahora de enunciar la magia/ni conquistar estrellas/no se trata solo de alcanzar la luz que emana de tu tiempo y de tu entrega/se trata de continuar en marcha reparando sueños de los que ríen y crecen.

No por azar a la profesora Amarilyda Domínguez Puente le fue otorgada en 2009, La Fama, símbolo de la ciudad de Guantánamo, en Asamblea Solemne del Poder Popular, que al decir de ella constituye el más alto reconocimiento recibido en sus ocho décadas de vida y amor por su terruño.

Y es que la incondicionalidad de esta Maestra de Maestros para impartir clases, preparar a los nuevos docentes en formación, su entrega y contribución al desarrollo de su Guantánamo se mantiene en su agenda de vida y “tendrá fin cuando mis días aquí en la tierra terminen”, enfatizó la pedagoga.

Incontables son los premios y reconocimientos a la singular profesora de Biología, por la sostenida labor ininterrumpida a lo largo de 62 años dando lo mejor de sí a la Educación y a su pueblo natal.

Reparadora de sueños se cuenta entre los laurosde la Profesora General Integral, en la Secundaria Básica Pedro Agustín Pérez, de esta ciudad, quien a sus 82 años, mantiene una voluntad férrea para el trabajo, y las tareas hogareñas que comienzan después de la jornada laboral.

Así la encontró Venceremos el día de la visita en su vieja casona, donde lo más importante para ella son familia y libros. Estaba atareada con los biznietos y preparándose para, al día siguiente, asistir a la graduación de sus estudiantes de noveno grado, pero también muy dispuesta para la entrevista.

“Adoro mi tierra entre ríos, a su gente y a la idiosincrasia del guantanamero que no lo piensa dos veces para compartir lo que tiene. Así somos y eso nos honra. Esa es la magia que me ha sembrado aquí”, enfatiza.

Cuenta que tenía 18 años y cursaba el bachillerato cuando se paró por primera vez en un aula a enseñar Español; con anterioridad había asistido a cursos preparatorios en la Escuela Normal para Maestros.

“En aquel momento -explica- conocía un poco del magisterio por la tradición familiar, pues mi padre, dos de mis hermanos y mi abuela fueron educadores, lo cual ejerció en mí cierta influencia, pero no estaba del todo clara, quizás porque era muy joven en aquel entonces.

“En el año 54 me casé con Orlando Figuera Fulleda, mi compañero de toda la vida -muestra con la mirada la nostalgia por la pérdida del ser querido. Fue un destacado profesor de Historia y Educación Cívica, también contribuyó mucho a que hoy, aún tenga fuerzas para seguir. Eso también aprendí de Orlando”, alega Domínguez Puente.

Cuando triunfó la Revolución se presentó al llamado de maestros voluntarios y radicó en lo que es hoy la escuela Rodolfo Rosell, después fue a Los Molinos, en el municipio de Yateras. Luego trabajó 10 años en el poblado de Jamaica, donde se desempeñó como profesora de séptimo, octavo y noveno grados, al tiempo que fungió como secretaria docente.

“En aquel momento -continúa explicando- decidí cambiar de asignatura y empecé con Ciencias Naturales y más tarde opté por Biología”, alega y recuerda que durante la Campaña de Alfabetización fue asesora técnica y enseñó a leer y a escribir a muchos de quienes hoy son excelentes profesionales.

Amarilyda Domínguez Puente aportó a la lucha contra la tiranía de Batista, y entonces fue propuesta por Guillermo Jay Bonne, secretario del Comité Estudiantil del Directorio Revolucionario 13 de Marzo en Guantánamo, como maestra del Departamento de Instrucción del Ejército Rebelde (escuadrón 16).

Se mueve de un lado a otro mientras busca reliquias como la medalla José Tey, que le otorgara el Consejo de Estado en 2009;o el Premio Patrimonio en 2008… y la Distinción Especial del Ministerio de Educación, último de los honores recibido este año.

“Cuando me preguntan que cuándo me voy a jubilar, me pongo brava en el mejor sentido de la palabra, pues mientras mis facultades físicas y mentales me permitan ejercer el magisterio lo haré por razones obvias”, puntualiza y añade:

“Las transformaciones de la enseñanza secundaria me obligaron a seguir superándose y me hice Licenciada en Educación, entonces cómo pedirme que cese de aportar a la sociedad si mis manos son firmes, mi andar ligero y mis ojos aún no están ahumados por los años”.

Al decir de su terruño, “Guantánamo es tierra de hombres y mujeres con espíritu de sacrificio, altruistas por excelencia y de una cubanía sin par” y sueña a su natal aldea, como la cantara Boti, con un mayor desarrollo económico, cultural y social.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La Receta de Hoy

Pan de jamón y queso

pan de jamon y queso 2 pan de jamon y queso 7pan de jamon y queso 1

Hoy traemos una receta sorprendente: el exquisito Pan de Jamón y Queso. Es una receta familiar de origen español del arquitecto Roberto Arizmendi. El Pan de Jamón y Queso es un pan típico para fiestas o momentos especiales que será relleno con uvas pasas, aceitunas y por supuesto jamón y queso. Esperamos les guste.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar