luis bonneFoto: Lorenzo Crespo Silveira Todavía hay quienes en la calle le llaman secretario, otros se han olvidado o no lo conocen porque son muy jóvenes y no vivieron la etapa de 1981 a 1987, cuando Luis Bonne Creagh fungió como primer secretario del Partido en el municipio de Guantánamo.

Aunque en política debutó como cuadro profesional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), en cuyas filas se inició en 1964 en su natal Palma Mocha, actual municipio de Niceto Pérez, prefiere que lo recuerden como el hombre que creció en el campo, entre el pueblo, escuchándolo y atendiendo a sus inquietudes.

Refiere con modestia su incursión por los versos, de los cuales algunos ha publicado, pero el rol cumplido como conductor político le hace sentirse orgulloso, a sus 73 años, por los logros de su “adorada aldea”, y haber contribuido con esos resultados.

Comenzó como maestro primario durante la Campaña de Alfabetización, luego fue organizador regional de la UJC. Más tarde, jefe del Departamento de Organizaciones de Masas del Partido y miembro de su Buró provincial para atender Construcción, Transporte, Comunicaciones y la Comisión de Ciencia y Técnica.

Autor de tonadas musicales que dedica a sus allegados, demuestra gran apego a su familia, formada por esposa y tres hijos profesionales, mientras conversa fluida y enérgicamente, como quien se prepara para el discurso público.

Narra su historia de vida sin balbucear, ni omitir fechas y anécdotas, habilidad adquirida, dice, cuando estudiaba la carrera de Derecho. “Tenía que trabajar y estudiar a la vez, porque quería superarme y ser universitario”.

Recuerda con particular orgullo que siendo primer secretario del Partido en Guantánamo, el municipio se ganó por primera vez la sede por el 26 de Julio, y momentos especiales como la inauguración de la Plaza Mariana Grajales y la terminación del Hospital General Agostinho Neto.

Durante su mandato impulsó la electrificación de zonas rurales, se construyeron farmacias y escuelas para los campesinos, supermercados, se terminó la heladería Coppelia y se remozaron centros de recreación como Hanoi y Bayatiquirí.

“Soy muy disciplinado, declara con mirada firme. Algunos dicen que soy buen militar. No creo que para ser disciplinado haya que ser militar” y la afirmación da paso a los recuerdos de su contribución junto al pueblo en la preparación de la defensa de la ciudad, durante un momento crucial en que se estimaba que los norteamericanos podían intentar invadir el territorio.

“En aquel instante la ciudad quedó lista para combatir cualquier ataque enemigo. Nos entregaron, ante más de 100 mil personas, la bandera de Municipio Destacado, Listo para la Defensa”.

Alto, elegante, de compostura marcial, Bonne fue fundador de las Milicias Nacionales Revolucionarias como sargento de pelotón; participó en la Lucha contra Bandidos, y por esos méritos obtuvo la medalla de Servicio Distinguido de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Durante su vida laboral también fue director provincial de la Unidad Estatal de Tráfico y de la Empresa Salinera de Guantánamo.

Para Bonne, el honor de toda su trayectoria está en hacer y continuar haciendo por su Guantánamo, por su bella ciudad, que se merece todos los honores y el sacrificio de muchas personas más, asegura y recuerda con mucho cariño cuando hace seis años recibió la estatuilla de La Fama, junto a personalidades de la talla del pianista Frank Fernández.

“De manera sorpresiva me avisaron que me conferirían tan alto honor, no lo imaginaba, y durante la entrega mis ojos lagrimeaban. Fue un momento especial, aunque para mí todo el trabajo que hice por la ciudad fue poco, porque creo que merece más.”

Luis Bonne Creagh disfruta hoy, junto a su familia, sus años de jubilado, pero no detiene sus labores revolucionarias, ahora desde la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en su comunidad, en el reparto Rubén López Sabariego de Guantánamo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

La Avenida Ernesto Guevara se revitaliza (+Fotos)

avenida che guevara 2 avenida che guevara 4avenida che guevara 8

Asesorado por el Grupo para el Desarrollo Integral de la Ciudad, un proyecto de reanimación pretende revitalizar esta concurrida arteria, desde los puentes de Prado y Aguilera hasta el monumento erigido al Che, en la rotonda conocida popularmente como La Formadora.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar