cabo pantera y el habanero

Los humoristas Cabo Pantera y El Habanero confiesan por qué prefieren los carnavales que se hacen de este lado del país...

Ambos viven en la capital cubana hace años pero sus raíces están en el oriente. Julio César Rodríguez es natural de Santiago de Cuba y Ángel Ramis de Las Tunas. Casi nadie los identifica por los nombres que le dieron sus respectivas madres al nacer porque para Cuba simplemente son El Habanero y el Cabo Pantera. En otros escenarios pudieren ser también Bony y Kelly.
Se las ha visto por la televisión "cachorreando" (jocosamente claro) a Antolín el Pichón, el maestro, su amigo, en el popular programa No quiero llanto, o manteniendo la ley y el relajo en Jura decir la verdad.
Hoy, después de un periplo que los llevó a presentarse en las fiestas populares de Bayamo, Las Tunas y Holguín, están en Guantánamo para participar, por segunda ocasión, en nuestros carnavales.
Acabados de llegar a la casa de visita El Comerciante, en el Reparto Obrero, al noreste de la cabecera provincial, Venceremos conversó con ellos para saber por qué repiten en la principal parranda del año en la más oriental de las provincias.
Antes de iniciar El Habanero nos pregunta, con la risa a flor de cara, si el lugar (Reparto Obrero) pertenecía a Guantánamo, quizás por la lejanía que media entre este punto y el centro de la ciudad y desorientado nos consulta si está cerca de Caimanera o si era la zona de Israel Rojas, el director de Buena Fé. Aclaradas las dudas les preguntamos:
¿Porque dicen que les gusta más las fiestas populares que se hacen en la parte oriental del país?
"Los carnavales orientales son nuestra tradición, nuestra raíz. Nosotros sabemos aquí que cosa es amanecer con Cándido Fabré o la Original de Manzanillo. En el oriente el carnaval es desde que te levantas hasta que te acuestas", confiesa Pantera.
Por su parte El Habanero dice que aquí "podemos hablar nuestro lenguaje y sentir los olores de las esquinas y de los quioscos de cerveza que son característicos de esta región y delatan que estamos en carnaval."
¿Y el público en qué se diferencia?
"El publico de aquí, declara Julio César, se diferencia del occidental por la calurosidad de su gente, son más cercanos, francos, solidarios. El humorista que viene al Oriente el público le hace saber si es buena o mala la propuesta que presenta. Si funciona aquí lo hace donde quiera, porque son sinceros. Si les gusta se ríen. Es un público que no tiene compromiso, que te ve porque quiere verte".
"Nosotros queremos que la gente nos vea en vivo, refiere Ramis, sentir el calor, chocar con ellos, porque son las historias de su vida de donde sacamos nuestros chistes. Somos de esta zona y siempre nos sorprendemos con el talento y el calor humano que hay aquí.
¿Y en esta ocasión qué propuestas le trajeron al público guantanamero?
Buen humor cubano, como siempre y lo haremos así mientras nuestras condiciones físicas lo permitan porque de las mentales no sabemos, jaranea Pantera.
¿Los carnavales qué son para ustedes?
Son una gran reunión de varias personas, de amigos, que sabemos que existimos pero que por el trabajo y la distancia no nos vemos, como las orquestas que solo, a veces, coincidimos en la filmación de programas de televisión.
¿Algo más?
Sí, dice el "capitalino". Queremos agradecer en los guantanameros por la atención especial que siempre tienen con los artistas. Aquí se nota la diferencia en el trato y las atenciones. Agradecemos que, a diferencia del pasado año, no nos pusieran juntos en una sola habitación para no tener que verle la cara a este (Pantera) fuera del escenario.
El pasado año nos metieron en una habitación a tres y no era la cara fea de Ángel lo que no soportaba sino el cuerpo de nuestro sonidista que está peor que el de nosotros juntos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

La Avenida Ernesto Guevara se revitaliza (+Fotos)

avenida che guevara 2 avenida che guevara 4avenida che guevara 8

Asesorado por el Grupo para el Desarrollo Integral de la Ciudad, un proyecto de reanimación pretende revitalizar esta concurrida arteria, desde los puentes de Prado y Aguilera hasta el monumento erigido al Che, en la rotonda conocida popularmente como La Formadora.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar