1quinteto la luzA sus veinte años conoce escenarios de Cuba y Latinoamérica. En Guantánamo, su tierra natal, atesora múltiples premios por la defensa de los géneros autóctonos de la música cubana.

Desde junio de 1996, procedente del grupo Amanecer, dedica su talento artístico al rescate de la identidad de la nación, imprimiéndole frescura y naturalidad.

Para su director Jesús Fernández Alonso, "trabaja todos los días por mantener vivas las tradiciones y traerlas al presente desde una visión de contemporaneidad".

Se trata del Quinteto La Luz, agrupación vocal e instrumental cuyo probado nivel artístico, lo posiciona en el catálogo de Excelencia del Centro Provincial Lilí Martínez y el Instituto de la Música en la provincia más oriental de Cuba.

"Son, changüí, nengón, kiribá, sucu-sucu, tonada guajira, bolero, guaracha, música latinoamericana, balada y de vez en vez, hasta bachata: cualquiera de estos ritmos usted puede encontrarlos en el repertorio", explican los músicos del quinteto.

Cierto es, y sus composiciones destacan además por la belleza literaria y sonoridad, a punto de cautivar en sus espacios fijos al público de cualquier edad y procedencia.

"Cuando actuamos encontramos personas de distintos gustos, incluso niños, que tienen formas diferentes de apreciar la música. Además, cada institución, centro gastronómico o espacio abierto donde nos presentamos tiene sus particularidades. Pero hasta ahora hemos recibido buena aceptación del público, y eso nos anima a tocar mejor cada vez", apuntó Fernández Alonso.

2 quinteto la luz

Dificultades económicas relativas a las demoras en el pago que reciben por las presentaciones realizadas y, el tener que asumir por sí mismos gastos de promoción, como su participación en el programa de televisión nacional Palmas y Cañas, no detienen la creación artística de esta agrupación guantanamera.

Invitaciones al Festival de trova Pepe Sánchez In Memoriam, en Santiago de Cuba, las Jornadas Cucalambeanas, en Las tunas, la Fiesta a la Guantanamera y la participación en la brigada artística De tu querida presencia, en la República Bolivariana de Venezuela, hablan del reconocimiento que durante veinte años han construido.

"El boulevard de la ciudad cabecera, los restaurantes, la cafetería La Primada (especializada en chocolate y coco), la Casa de la Trova Benito Odio o cualquier otro sitio de esparcimiento, recreación y promoción, son nuestros escenarios cotidianos"–describieron los músicos-, quienes sin importar las asperezas del entorno, tocan también en comunidades periféricas, casas de abuelos y hogares de ancianos o cualquier institución de la provincia en la que sean convocados.

Lamentablemente no podemos encontrar a la venta en Guantánamo, discos de esta agrupación, pues su producción sonora realizada en los Estudios Siboney de Santiago de Cuba y perteneciente al sello EGREM, no se distribuye en la provincia.

Así que para guardar memorias han quedado los medios de comunicación, espacios donde –agradecen- se les abren siempre las puertas; así como la Escuela Profesional de Música Antonia Luisa Cabal, donde imparten clases algunos de sus integrantes.

"Es esta una forma de asegurar el relevo, y poner a disposición de los jóvenes estudiantes de la especialidad nuestros temas, para que también ellos les aporten, y enriquezcan su conocimiento de la música tradicional", enfatizó el director.

Cualquiera sea la fórmula, el quinteto ha merecido el reconocimiento de las autoridades de varios sectores y por supuesto, el más importante, el de la gente.

Quizás es la armonía resultante al tocar el bajo, la guitarra, el laúd, el tres y la percusión cubana combinada con las voces. Quizás es la proyección escénica. Quizás es la contemporaneidad impresa a los longevos ritmos tradicionales.De cualquier modo veinte años no es poco, y ojalá vengan muchos más, para que en la música del alto oriente cubano, siga haciéndose La Luz.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS