rap guantanamoEl discurso potente y cuestionador del rap ha hecho que hasta hoy, en Cuba, el género remita a estereotipos marginales y negativos. Fotos: Jeaffry Lewis

El Guaso es de una riqueza musical extraordinaria. Aquí lo mismo suena una rumba de cajón que por las lomas de Yateras viene bajando un sabroso changüí. Y subiendo La Farola, no hay quien se resista a las sonoridades del tres, la marímbula y el bongó cuando repiquetea un nengón baracoeso.

Pero Guantánamo es una ciudad donde también la pasión contestaria del rap y sus influencias -innegables- en la sociedad cubana, se afianzan, en un momento en el que a lo largo y ancho del archipiélago proliferan tendencias musicales cada vez más escuchadas y difundidas por los medios tradicionales y canales alternativos.

Su discurso potente y cuestionador han costado al género underground el que todavía hoy, la representación asociada a estos creadores en más de un caso, remita a estereotipos marginales, y la oposición de ciertas instituciones decisoras a incluirlos en la programación y los espacios de circulación de la música cubana.

Por otra parte, urge lograr una adecuada promoción y su legitimación como otra expresión del arte y la cultura doméstica.

Aunque es cierto que en la Isla el movimiento rapper se alimenta de jóvenes interesados en avivar la cultura hip hop y de aquellos que optaron por independizarse de las instituciones, la realidad es que, por un lado, prospera el nivel de producción artística y el profesionalismo; y por otro, existen colectivos raperos que apuestan por códigos triviales, lúbricos y automarginales que empañan ese buen trabajo.

Amén del resentimiento por la censura real y otras limitaciones, lo ideal es que las rimas y la poesía que emanan de estos cultores urbanos se conviertan en puentes de unión, y estandarte de buenos valores humanos; también de crítica, pero la que transforma y alecciona, no la que destruye.

En el último decenio y con el fin de conectar al movimiento de raperos cubanos, las sedes provinciales de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) organizan eventos y festivales que han contribuido, de cierto modo, a derribar los prejuicios que desata el rap.

rap guantanamo2La masiva afluencia de público a la guantanamera Casa del joven Creador durante la cita demostró que el hip hop se afianza aunque cada vez son más escuchadas otras tendencias musicales. Fotos: Jeaffry Lewis

Con invitados de Villa Clara, Camagüey, Isla de la Juventud, Matanzas y La Habana, la más reciente edición de la Jornada de Rap Lenguaje de Adulto que entre el 23 y el 25 de febrero pasado mantuvo abarrotado el patio de la Casa del joven Creador, demostró que en Guantánamo el género suma nuevos exponentes y conserva fieles adeptos; todo ello gracias a la labor titánica del principal organizador de la cita, el rapero Sandy David González (Solda2 Razo).

Con la ambición de colocar la cultura urbana en foco de la creación joven en esta región del país, las sesiones teóricas de la IX Jornada Lenguaje de Adulto versaron sobre la difusión de este arte en Cuba, los tormentosos procesos de profesionalización y la poca gestión cultural de la Agencia Cubana del Rap.

rap guantanamo3Líricas valientes ponderan a las féminas cubanas en el movimiento rapero. Invitada desde Holguín a Guantánamo, “Klida” puso la pista caliente para sus semejantes masculinos. Fotos: Jeaffry Lewis

Sobre la fragmentación de la que son víctimas los raperos cubanos, Randy González, director del proyecto Causa Justa, de la Isla de la Juventud, expresó:

“Hoy no podemos hablar de un movimiento sólido de rap cubano como lo fue a finales de los años 90´ o principios de los 2000, cuando se realizaban grandes festivales y simposios que lograron aunar a varios artistas del género para socializar y compartir información, en tiempos donde la visión de las instituciones con respecto al rap, era crítica.

“Se han dado pasos de avance, pero el futuro dependerá de esta base sólida que hoy se fomenta en el oriente del país, y lo digo sin exagerar”.

A lo que el habanero Pedro Muñoz agregó: “Debemos respetar el trabajo particular de cada creador; la riqueza está en aceptar la diversidad musical. Cuando logremos unirnos y admiremos la independencia y la libertad del pensamiento, más fuertes seremos y así crecerán nuestros espectáculos. De eso dependerá que puedan aumentar asimismo los espacios de promoción, los niveles de aceptación y la visibilidad”.

A la de idea apostar por Guantánamo como una de las más importantes plazas del género en el país, Amauri Leliebre (El Temba), director del grupo Cuentas Claras y productor artístico de La Madriguera, hogar de la AHS en La Habana, comentó: “Antes los raperos del occidente tenían cierta hegemonía dentro del movimiento, ya no. Ahora mismo donde hay una calidad muy buena es en Guantánamo y por eso, la nueva membresía de la Agencia Cubana del Rap está dirigiéndose a los festivales orientales porque son un medidor de calidad y un sistema de promoción fijo”

“En lo que debieran enfocarse ahora los guantanameros es en sacar el género de la AHS, y con ayuda de las instituciones buscar otros espacios, apoyándose, por supuesto, en las particularidades de cada grupo. Habrá quienes podrán llenar una plaza, otros por sus discursos seguirán creando conflictos, pero no puede negársenos la promoción, porque no me equivoco afirmándote que ahora hay muchos más seguidores de rap en toda Cuba”.

rap guantanamo4Urge lograr una adecuada promoción del rap y su legitimación como expresión del arte y la cultura doméstica cubana. Fotos: Jeaffry Lewis

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

Fotogalería: Concierto en Guantánamo Una Canción para la Paz

concierto paz guantanamo7 concierto paz guantanamo6concierto paz guantanamo5

Como parte del programa de actividades del V Seminario por la Paz y la Abolición de las Bases Militares Extranjeras, se desarrolló en la Plaza 24 de Febrero de la ciudad de Guantánamo el concierto Una Canción para la Paz, al que asistieron los delegados del evento que desde el pasado día 4 tiene lugar en esta provincia.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar