Los equipos masculino y femenino de Cuba concluyeron con dos medallas de bronce, un quinto lugar y un séptimo, en el Campeonato Mundial Open de judo, que tuvo lugar este fin de semana en el Palacio de los Congresos de Marrakech, Marruecos.

Idalis Ortiz y Alex García, de los más de 78 y más de 100 kilogramos, en ese orden, merecieron los metales bronceados, mientras que Andy Granda (100 kilos) y Eliannis Aguilar (más de 78) quedaron en el quinto y séptimo puestos, respectivamente.

Con esos resultados, los cubanos se ubicaron en el quinto peldaño en el medallero general y por puntos entre los 40 hombres y 18 mujeres inscritos de 28 países.

Japón fue el líder, con una presea de oro y otra de bronce, seguido por Francia (1-0-0), Bélgica (0-1-0), y Bosnia y Herzegovina (0-0-1), mientras que Túnez (0-0-1) cerró el grupo de las seis naciones laureadas.

Para Ortiz, un desempeño destacado, en su retorno a los tatamis –más de un año sin entrenar-, luego de su participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, donde logró el metal bronceado.

En Marruecos, ganó tres combates y perdió uno, desempeño bastante parecido al de García (3-1), quinto puesto olímpico en la cita carioca.

Aunque no subió al podio, Granda registró una meritoria actuación, pues llegó invicto a la semifinal con tres éxitos y en esa etapa enfrentó a Riner, dos veces monarca olímpico y nueve en lides del orbe, quien lo venció.

Para dominar por Ippon al cubano, el prácticamente invencible judoca galo necesitó 5:37 minutos en extensión o Regla de Oro.

Aplausos también para la joven Aguilar, bronce en el mundial juvenil del presente año, a pesar de que ganó uno y perdió dos, el último de estos en la repesca ante la francesa y ahora medallista de plata, Romane Dicko, quien necesitó de la extensión (5:09) para superarla por Ippon.

Tomado de Cubasí

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS