full baloncesto raudelis guerraRaudelis como refuerzo de Ciego de Ávila en 2018 donde quedó en segundo lugar de la Liga Superior de Baloncesto.

En la sala polivalente Rafael Castiello de la ciudad de Guantánamo, conocida por los guantanameros por la “caldera” de San Justo ya es habitual apreciar la horda frenética que festeja los soberbios encestes de Raudelis Guerra Zayas, en tiempos de Liga Superior de Baloncesto.

A sus 24 años, “el número 7” del equipo Guantánamo exhibe un caudal de éxitos en la carrera deportiva, de los cuales el más sobresaliente fue la corona alcanzada como refuerzo de Villa Clara en la Liga de 2019. En este certamen Guerra lideró el apartado de balones recuperados con promedio de 4.31 acciones por juegos.

 

Archiva, además, una presea de plata en la lid anterior junto a los Búfalos de Ciego de Ávila, donde estuvo entre los líderes a la ofensiva. Su talento no atravesó la pirámide del alto rendimiento, pero escala de manera firme hacia la cima en la selección nacional de baloncesto.

Cuenta Raudelis que siempre deseó ser deportista, pero no había escogido una disciplina en especial. “Mi papá me llevaba desde niño a la pelota y me gustaba mucho, pero al entrar a la secundaria Rafael Orejón comencé a practicar el baloncesto y desde ese momento me incliné por él. Por ese tiempo jugaba todos los domingos en la polivalente Rafael Castiello con el equipo de Veteranos.

“Yo quería entrar al alto rendimiento y mi tío habló con William Smith, entonces entrenador de los juveniles, para que me viera jugar. Smith me dijo que fuera a la ciudad deportiva y para allá fui. Cuando llegué me presentó con los atletas y me dijo -ya falta un mes para el nacional, creo que no vas a poder ir-. Le dije que yo podía ir, que lo daría todo y así fue. En esa competencia alcanzamos el sexto lugar”, relató.

 

Apenas iniciaba carrera entonces, porque luego del Campeonato provincial de 2014, fue seleccionado para integrar el equipo Guantánamo de primera categoría y ese mismo año, se presentó por primera vez en el Torneo nacional de Ascenso y en la LSB.

 

Raudelis Guerra anotó un total de 605 puntos en sus 26 apariciones con el equipo Guantánamo durante la temporada de la Liga 2019. Cosechó además 35 rebotes ofensivos y 56 a la defensa. Engrosan su arsenal los 97 tiros libres anotados de 145 intentos, 197 dobles de 337 y 38 triples de 129.

 

Mutación: de Búfalo a Lobo

 

“Con los Lobos de Villa Clara experimenté una satisfacción muy grande. Ser escogido como refuerzo dos años seguidos demuestra cuánto me he sacrificado como atleta y ahí están los resultados. Es el premio al esfuerzo por ser subcampeón nacional de 2018 con los Búfalos de Ciego de Ávila y alcanzar el oro este año con los Lobos de Villa Clara.

 

Todo esto se lo debo a los entrenadores que me llevaron por el buen camino, a mi familia, a mis compañeros de equipo en Guantánamo. A ellos debo las gracias”.

 

En el diálogo con el atleta, a través de la red social Facebook, el avezado del deporte de las canastas revela que observa mucho el baloncesto internacional, de esas influencias, alega, proviene su estilo de juego agresivo.

 

¿Cómo llegas a la preselección nacional?

 

“Después de la brillante Liga que tuve el año pasado me invitaron a integrar la preselección para los Juegos Centrocaribeños de Barranquilla 2018. Al final no integré el equipo pero me dejaron como matrícula oficial en el Cerro Pelado.

 

“Soy el único oriental que hay allí y comparto con los 20 mejores jugadores de Cuba. Muchos están de contratos en el exterior, de ellos aprendo lo que puedo para representar a Cuba; eso es lo que todo deportista anhela”.

 

Ahora Raudelis, mientras entrena en el equipo nacional, estudia la Licenciatura en Cultura Física donde cursa el segundo año. Confiesa que desea mejorar su baloncesto para vestir la camiseta de las cuatro letras y continuar su carrera por lo más alto. Sueña también con llenar nuevamente, junto a su equipo la caldera de San Justo como años atrás.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS