julio pablo guantanamoJulio Pablo compite en el béisbol desde los diez años, a los 13 ingresó a la entonces Escuela de Iniciación Deportiva Rafael Freyre, a los 15 llegó a la primera de sus hasta hora cuatro incursiones en equipos Cuba, y con tan solo 19 ya es subcampeón nacional. Foto: Lorenzo Crespo Silveira

Ganarse el orgullo y respeto de tanta gente por su aporte madero o guante en mano al subtítulo de los Piratas de Isla de la Juventud en la 54 Serie Nacional de Béisbol, es el mayor premio que atesora por estos días el pelotero guantanamero Julio Pablo Martínez Sánchez.

De regreso a su natal poblado de Honduras, en el municipio de Manuel Tames, reconoce percibir el cariño de la gente que a cada paso lo saluda, lo felicita, por su excelente desempeño como refuerzo de los pineros en la segunda fase y el play off de la recién finalizada campaña del deporte nacional.

“Es increíble ver cómo se siguió aquí la parte conclusiva de la Serie, y sobre todo la forma en que los Piratas, siendo un equipo chiquito, sin tantas figuras de renombre, lograron ganarse el corazón de buena parte del público, solamente haciendo lo que había que hacer en cada momento sobre el terreno, con unidad, alegría y disciplina.

“En mi caso ahora solo sigo constatando el apoyo del pueblo guantanamero, porque allá en la Isla nunca me dejaron solo. Lo mismo mi familia, vecinos, amigos y compañeros se comunicaban conmigo para darme ánimo y recordarme que esperaban un buen resultado¨, dice este joven de 19 años, fácil y preciso de palabras y quien reconoce a los campeones Tigres de Ciego de Ávila por ser un conjunto batallador y respetuoso.

Pese a su edad y al hecho de este ser su primer play off, Julio Pablo logró promediar para 333 al bate y se le vio jugar seguro y con tranquilidad, algo que según él fue posible gracias a la ayuda del sicólogo de los isleños y a la concentración lograda pese a la presión de estar en la finalísima de la pelota cubana.  

“Un punto clave en mi desempeño y el de todo el team fue el director Jose Luis Rodríguez Pantoja, que además de buen manager es una excelente persona y tiene el carácter y la forma para ayudar y guiar. Llevar su novena contra todo pronóstico a discutir el campeonato, es un premio a su paciencia”, asegura el jardinero central guantanamero, titular tanto con los Indios Guerreros del Guaso que como refuerzo en dicha posición.

Relacionado con la final, confiesa que luego de superar cerrando la clasificatoria a Industriales, los de la Isla lograron coger un segundo aire y ganar en confianza al demostrarse que sí podían aspirar a más, y por ello le entraron con todo a Matanzas, para luego enfrentar bien motivados la final, aunque no pudieron llevarse “el gato al agua”.

Más allá de ser custodio seguro de la pradera central, otro elemento que incidió en la petición de Julio Pablo como refuerzo fueron sus cualidades como ideal “hombre proa” por la rapidez y facilidad para “chocar la bola” y “robar bases”, elementos perfeccionados desde pequeño por sus entrenadores al darse cuenta de la presencia de un primer bate natural, turno en el que va ganando seguridad y piensa seguir mejorando en resultados (en sus inicios era noveno en la tanda y en ocasiones ha aparecido como tercero).

En lo inmediato, este tamense se prepara para navegar con éxito en la etapa final del curso escolar (estudia en el primer año de la Escuela de Profesores de Educación Física) y participar en la Segunda Serie Nacional Sub 23. Un poco más allá, se encuentran la incursión con los Indios Guerreros del Guaso en la próxima campaña y seguir creciendo como atleta para poco a poco lograr ganarse un puesto con la camiseta del Cuba y hasta un contrato internacional.

“Espero que las recientes experiencias como pirata me sirvan para aportar a la causa guantanamera y que algún día logremos el resultado que el pueblo ansía de nosotros. Si comparo al equipo Guantánamo con la Isla, el nuestro en plantilla es superior, pero falta unidad en el colectivo y la constancia para esforzase un poco más cada día. Esas son lecciones que traigo bien aprendidas”, concluye.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La Receta de Hoy

Tarta de piña sin horno

tarta de pina sin horno 4 tarta de pina sin horno 5tarta de pina sin horno 0

Esta tarta de piña sin horno es un clásico de los postres sencillos y cómodos porque no hay que ser experto para hacerla. La podemos preparar en formato redondo o en formato rectangular, que también queda muy bonita. Es tan deliciosa como efectiva, con un sentido sabor a piña si usamos la gelatina de este sabor. Una estupenda forma de iniciarse en la repostería y uno de esos postres que gusta a todo el mundo.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar