pelotero gtmoFoto: Lorenzo Crespo Silveira

Finalmente las esperanzas de que el equipo de los Indios Guerreros del Guaso lograra el ansiado boleto a la segunda fase de la 55 Serie Nacional de Béisbol se hizo agua cuando el sábado 28 de noviembre la armada guantanamera cayera en su cuartel general, el estadio Van Troi, nueve carreras por cuatro al concluir el juego sellado con los Leñadores de Las Tunas.

Ganar ese partido, interrumpido por lluvia el 21 de septiembre a inicios del sexto inning con los tuneros al bate, dos outs y el pizarrón mostrando un marcador 4-3 a favor de los visitantes, resultaba la mejor y más objetiva vía para que los extremo orientales conservaran la vida en la actual campaña y esperar entonces por los resultados del choque entre Leñadores y Cocodrilos (Matanzas) del que dependería pasar a la final, pero no pudo ser.

Pese a la preparación de casi un mes durante la detención de la Serie con motivo del torneo Premier 12, lo cierto es que a los del Guaso no se les vio con el ánimo y garra mostrada en otros momentos para lograr la remontada frente al rival de turno -hasta la comisión de embullo y la conga anfitriona se vieron más tranquilos de lo habitual.

El lanzador Pedro Agüero, junto con Alexis Riera, una de las dos cartas abridoras más inteligentes a sacar para concluir el enfrentamiento sellado, no pudieron aguantar la presión y permitieron cinco carreras en el octavo episodio. Además, los bateadores locales apenas dieron hit por cada uno de los cuatro capítulos pendientes; dejaron tres hombres en posición anotadora y solo lograron agregar a su favor otro número en la pizarra por cuadrangular en solitario de Giorvis Duvergel, regresado como designado a la alineación tras una largo período de inactividad por afecciones de salud.

Pero mi pretensión no es hacer desde estas líneas “leña” del partido caído, porque lo cierto es que aunque este choque frente a Las Tunas era vital, ese juego que nos faltó para el pase a la segunda etapa se fue mucho antes, en alguno de aquellos donde la maquinaria del Guaso falló costosamente a la defensa o en el corrido de la bases, fue incapaz de hilvanar batazos a la hora buena, o la dirección tomó decisiones equivocadas -evidente por ejemplo en el empecinamiento reiterado de mantener sobre el box a un lanzador en franco desmoronamiento o sacar de forma inexplicable a otro en buena faena.

Aunque nuevamente el compromiso de clasificación quedó en simple ilusión, vale reconocer que los Indios, con 24 victorias y 21descalabros, mejoraron el resultado precedente (19-26) y del puesto 13 en la 54 Serie, ahora anclan en el noveno.

Se podía más y lo demostraron en la gran mayoría de los juegos: fueron de los más ganadores en casa con 17-7, mientras como visitadores acumularon 7-14, pero entre 16 selecciones fueron decimocuartos ofensivamente, decimoquintos a la defensa y oncenos en pitcheo, estadísticas indicadoras de probabilidades limitadas.

Algo reconozco en el equipo dirigido por Jorge Rubén Prevot Sánchez: pese a estar por debajo de la tabla en los tres renglones primordiales, lograron pegarse a la clasificación hasta casi conseguirlo, algo que en mi modesta opinión tiene como resorte la gran unidad de los peloteros, casi imperceptible desde las gradas al verlos tan tranquilos en el banco en la mayoría de los compromisos, pero evidente al hablar con cualquiera de los miembros de la nómina o del cuerpo técnico y al verlos asumir en colectivo cada caída o triunfo como lo hace una buena familia.

En general, Guantánamo ganó ocho subseries particulares, tres de ellas por barrida (Cienfuegos, Holguín y Santiago de Cuba), y perdió siete, dos por pasada de escoba (Ciego de Ávila y Pinar del Río).

Madero en mano en mil 474 veces al bate (VB) sus toleteros computaron 383 hits (H), 202 carreras, 260 de AVE (menor que el 273 del 2014), 53 dobles, 13 triples, 30 jonrones, 15 bases robadas, 24 cogidos robando, 147 bases por bolas (BB) y 251 ponches (SO).

Con hombres en base el AVE fue de 276 (177 H, 83 BB y 96 SO), contra derechos 259, frente a zurdos 329, los emergentes promediaron 276 y los designados 224.

Mientras, con los guantes puestos en 400.1 innings y mil 815 lances se cometieron 56 errores (969 de promedio, mínimamente superior al 965 de la 54 Serie), se permitieron 34 bases robadas y se cogieron robando a 28 corredores, siendo el team al que más le salieron al robo.

Vale resaltar que nuevamente la línea central fue la de mayor vulnerabilidad defensivamente, pues entre la segunda almohadilla y el campo corto se acumularon 23 errores (ocho de ellos de Andrés de la Cruz y seis de Luis Manuel Periche). Además, en la receptoría, Félix Carbonell pifió en 10 ocasiones.

En el área de lanzamientos, nuestros serpentineros en mil 479 VB de los contrarios, toleraron 399 H con 208 anotaciones, de esas 178 limpias, para un PCL de 4.00 (mejor que el 5.18 del 2014). También poncharon 185 rivales y dieron 193 base por bolas.

Los abridores apenas se llevaron la victoria en nueve juegos y perdieron 12, mientras que los relevistas tuvieron más decisión al ganar 15, caer en nueve y salvar la misma cantidad que este último número.

Por su parte, de forma individual los más destacados ofensivamente fueron Julio Pablo Martínez, Andrés de la Cruz, Luis Ángel Sánchez, Leonelkis Escalante y Robert Luis Delgado, y en el pitcheo Luis Miguel Romero, Dayron Alexis Riera, Roeldis Martínez, Yudelqui Chivás y Pedro Agüero.

De inmediato, solo queda esperar el 9 de diciembre, día de selección de los refuerzos, para saber el nombre de los guantanameros que seguirán “vivos” en el presente torneo beisbolero, presumiblemente algunos de los ya mencionados sin descartar al experimentado Giorvis Duvergel.

También desde ya debemos volver a medir nuestros errores para tratar de enmendarlos. Mejorar defensivamente en la línea central y la receptoría, ampliarle a nuestros serpentineros el repertorio e inculcarles mayor inteligencia para lanzar según cada situación de juego, aprender o al menos mejorar en el corrido de las bases, recuperar al bate el temido poder de antaño y que la dirección siga perfeccionando los métodos para guiar con acierto en cada momento, se me tornan como las demandas más apremiantes rumbo a la 56 Serie que en 2016 llegará con una esperada nueva estructura.

De aquí a allá, si en serio queremos mejorar, lo motores hay que encenderlos desde la propia campaña provincial, base para sacar la nómina de los Indios, en la que junto a la posterior preparación de la preselección, hay que inmiscuir a todas las glorias deportivas beisboleras locales y a especialistas de otros territorios que puedan venir a dar talleres prácticos y compartir sus experiencias dentro y fuera del terreno.

Pero los pasos más sólidos en beneficio de la salud del béisbol guantanamero hay que darlos en la academia, en las escuelas, en los combinados deportivos, allí donde se forman los peloteros del mañana.

La mentalidad y disciplina táctica, las buenas mañas y rutinas, y hasta la fortaleza ideológica que permita no dejarse llevar por las atractivas tentaciones materialistas foráneas que acechan a nuestros atletas, se tienen que enseñar desde la cuna. Por ahí anda lo promisorio de nuestro futuro.

Estadísticas ofensivas individuales (con más de 100 veces al bate):

-Julio Pablo Martínez: VB (veces al bate) 170, CA (carreras anotadas) 38, H (hits) 56, 2b (dobles) 8, 3b (triples) 3, HR (jonrones) 6, CI (carreras impulsadas) 23, AVE (averaje) 329, BR (bases robadas) 4, CR (cogido robando) 6, BB (bases por bolas) 29 y SO (ponches) 30.

-Andrés De La Cruz: VB 133, CA 26, H 38, 2b 5, 3b 2, HR 8, CI 30, AVE 286, BR 2, CR 0, BB 9 y SO 30.

-Luis Ángel Sánchez: VB 171, CA 22, H 54, 2b 4, 3b 0, HR 0, CI 16, AVE 316, BR 1, CR 5, BB 8 y SO 13.

-Leonelkis Escalante: VB 170, CA 20, H 47, 2b 6, 3b 3, HR 2, CI 27, AVE 276, BR 4, CR 6, BB 18 y SO 18.

-Robert Luís Delgado: VB 145, CA 18, H 46, 2b 10, 3b 0, HR 3, CI 26, AVE 317, BR 2, CR 1, BB 11 y SO 23.

-Félix Carbonell: VB 141, CA 16, H 25, 2b 5, 3b 0, HR 5, CI 12, AVE 177, BR 0, CR 0, BB 7 y SO 30.

-Daikel Manso: VB 133, CA 14, H 32, 2b 4, 3b 2, HR 1, CI 10, AVE 241, BR 1, CR 3, BB 11 y SO 27.

Estadísticas individuales de los pitchers (con más de 30 innings de labor):

-Dayron Alexis Riera: JG (juegos ganados) 4, JP (juegos perdidos) 0, INN (innings) 57,2, H 49 (hits permitidos), C 17 (carreras permitidas), CL (carreras limpias) 11, PCL (promedio de carreras limpias) 1.72, SO (ponches propinados) 16 y BB (bases por bolas dadas).

-Pedro Agüero: JG 3, JP 2, INN 63.1, H 53, C 28, CL 24, PCL 3.41, SO 31 y BB 27.

-Lander Moreira: JG 1, JP 4, INN 41.2, H 37, C 20, CL 17, PCL 3.67, SO 21 y BB 26.

-Frank Navarro: JG 1, JP 5, INN 63, H 71, C 36, CL 33, PCL 4.71, SO 35 y BB 25.

-Roeldis Martínez: JG 2, JP 1, INN 35.1, H 32, C 16, CL 12, PCL 3.06, SO 18 y BB 12.

-Luis Miguel Romero: JG 7, JP 2, JS (juegos salvados) 8, INN 35.1, H 34, C 17, CL 13, PCL 3.31, SO 23 y BB 16.

-Yudelqui Chivás: JG 4, JP 4, JS 1, INN 30.2, H 38, C 22, CL 19, PCL 5,58, SO 16 y BB 11.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

Fotogalería: Imprescindibles damas del campo

mujeres campesinas9 mujeres campesinas4mujeres campesinas8

Las mujeres cubanas constituyen fuente de inspiración y pilar importante en todas las ramas de la sociedad, independientemente del lugar donde realizan sus siempre valiosas tareas, con demostrada sabiduría, responsabilidad, ternura y el amor que imprimen a cuantas acciones emprenden.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar