cdm gtmo En el Centro para el Desarrollo de la Montaña se realizan investigaciones que buscan la sostenibilidad productiva en esa zona. Foto: Jorge Luis Merencio

Científicos del Cen­tro para el Desarrollo de la Montaña (CDM), ubicado en el municipio El Salvador, culminaron una importante investigación para el uso sostenible de la flora de las serranías del macizo Nipe-Sagua-Baracoa.

Omar Cantillo Ferreiro, delegado del Mi­nisterio de Ciencia, Tecnología y Medio Am­biente (Citma), calificó de proeza científica ese estudio llevado a cabo por el CDM, inaugurado el tres de febrero de 1994, por iniciativa del General de Ejército Raúl Castro, en­tonces Segundo Secretario del Comité Central del Partido y Ministro de las Fuerzas Ar­ma­das Revolucionarias.

Dicha investigación y bioprospección, dijo, evaluó las potencialidades de 10 especies ve­getales que crecen en las montañas menos ex­ploradas de Cuba, las cuales permiten controlar tres cepas microbianas de interés clínico humano e igual número, vinculadas a la me­di­cina veterinaria.

Aseguró Cantillo Ferreiro que el proyecto ejecutó además la proteómica de los componentes solubles de toxinas naturales con am­plio espectro de actuación.

Explicó que el término proteómica se refiere al conjunto de proteínas expresadas de un ge­no­ma.

El delegado del Citma recalcó que la iniciativa se orienta a la obtención de bioplaguicidas y bioestimuladores para ser empleados en la agricultura, y obtener medicamentos herbolarios, con el fin de sustituir productos agroquímicos y medicamentos importados.

Durante la pesquisa, que duró cuatro años, se corroboró que en la región que abarca las provincias de Guantánamo, Holguín y San­tiago de Cuba, la característica más sobresaliente de su vegetación es el alto grado de endemismo, el cual alcanza un mayor porcentaje en Las Antilllas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

Fotogalería: Imprescindibles damas del campo

mujeres campesinas9 mujeres campesinas4mujeres campesinas8

Las mujeres cubanas constituyen fuente de inspiración y pilar importante en todas las ramas de la sociedad, independientemente del lugar donde realizan sus siempre valiosas tareas, con demostrada sabiduría, responsabilidad, ternura y el amor que imprimen a cuantas acciones emprenden.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar