alto serraFotos: Lorenzo Crespo Silveira

Producir un café de altura que satisfaga las demandas de los mercados internacionales, cada vez más exigentes, sigue siendo el principal compromiso de la Empresa Procesadora de Café, Asdrúbal López, de la provincia de Guantánamo, mayor exportadora del grano en Cuba, tras someterse a una inversión valorada en medio millón de dólares.

Cuando cada tonelada del rubro beneficiada por Alto Serra, nombre comercial de la entidad, se cotiza entre cuatro mil y 10 mil dólares en países de Europa y Canadá, fundamentalmente, la industria realiza el más importante cambio tecnológico en su más de medio siglo de existencia.

Con el objetivo de obtener un producto de alta calidad que responda a los estándares y normas para la exportación, se instalaron en la industria tres modernas máquinas que sustituyen numerosos equipos obsoletos e ineficientes con más de 30 años de explotación.

El cambio -según sus directivos- viene a reforzar la confianza ganada por la empresa en más tres décadas de experiencia en la producción y procesamiento de café y revalidar su bien certificado sistema integrado de gestión conforme a la norma cubana ISO 9001/2008 de la calidad, inocuidad, seguridad y salud del trabajo y medio ambiente.

alto serra2La máquina de selección óptica electrónica es capaz de detectar las imperfecciones que no podían corregir las 14 viejas sustituidas. Fotos: Lorenzo Crespo Silveira

Alegría al pie de las máquinas

Mientras se dan los últimos retoques en el área principal destinada a la selección y trilla electrónica para la exportación, los trabajadores celebran la puesta en marcha con carga, como denominan esa fase de prueba de una selectora óptica electrónica, dos mesas densimétricas y un elevador de canjilones.

Con la confianza que le asegura lo aprendido en el curso de adiestramiento impartido por especialistas de la firma Buhler, la cual tuvo a cargo la adquisición de los equipos, y el temor que se siente cuando uno se enfrenta a algo novedoso, Raciel Ross Blanco, operador de la máquina de selección óptica electrónica, no puede ocultar la emoción:

“La diferencia es abismal, ella sola es capaz de detectar las imperfecciones que no podían corregir las 14 máquinas viejas. Esta permite trillar mejor los granos y desechar los fermentados, podridos, brocados y amarillos, algo que tampoco hacían las sustituidas, que veían únicamente los negros y claros”.

Comenta que el artefacto es computarizado y tiene cámaras de alta resolución que permite escoger los granos por colores. “Aunque resulta un poco complejo operarla, su funcionamiento es más eficiente y por tanto el resultado debe ser mejor”, presupone Raciel.

A poco más de tres metros de él, como si fuera un niño con juguetes acabados de comprar, Roberley Rico Gómez, manipula las dos nuevas mesas densimétricas.

“Con las anteriores pasábamos mucho trabajo, eran de tecnología atrasada, estaban deterioradas, no aparecían las piezas de repuesto…, en fin resultaban ineficientes. Las modernas no hacen ni ruido, espero que su rendimiento sea muy superior”, sostiene.

Al igual que su colega, Roberley también se armó previamente en el mencionado curso de los conocimientos y habilidades imprescindibles para la operatividad de los equipos.

Por su parte, Rafael Frómeta Montero, jefe de mantenimiento industrial de la empresa, explica que la función del elevador de canjilones con capacidad superior a la de los sustituidos, de cuatro y dos toneladas, es enviar el café desde los silos de depósito hasta los catadores.

El directivo, a cargo de la inversión, explica que el montaje de la tecnología lo acometió personal de la Unidad Empresarial de Base de Reparación y Mantenimiento, con asesoramiento de especialistas de Buhler, y les tomó dos meses.

Frómeta Montero, quien recibió adiestramiento en Guatemala durante un curso promovido por esa firma, reconoce la preeminencia del equipamiento y asegura que todo está listo para ponerla a funcionar en octubre con el inicio de la cosecha 2015-2016, luego de la fase de prueba.

“La industria procesará en un día lo que hacía en una semana”, destaca Rafael Vega Fonseca, jefe de producción, tras comprobar que las nuevas máquinas procesan dos toneladas de café en una hora, con menos consumo de energía y mayor productividad, lo que disminuye el costo de la tonelada beneficiada, que era de mil 200 pesos.

Advierte el directivo que esta primera inversión forma parte de una estrategia nacional dirigida a modernizar la infraestructura de la industria de café, y que en lo adelante será una prioridad la sustitución de los ineficientes equipos de pesaje de la empresa.

Alfonso Ruiz Portillo, director adjunto de esa entidad, subraya que aparte de la ventaja de procesar con eficiencia y calidad mayor masa de café en menos tiempo, el producto final ahora responderá a las exigencias y normas imperantes en el mercado internacional.

Alto Serra, que procesa el rubro proveniente de Guantánamo y Holguín, sobrecumplió todos sus compromisos en la pasada campaña al aportar por encima de sus planes más de 200 toneladas de diferentes surtidos del grano para la exportación y el consumo nacional.

La recién concluida inversión permitirá que tales resultados se multipliquen y la empresa guantanamera, garante de más del 60 por ciento del café en granos que exporta el país, se coloque al nivel de sus similares en el mundo, asegura finalmente su director adjunto.

alto serra3“Las mesas densimétricas son más eficientes y no hacen ni ruido, espero que su rendimiento sea muy superior”, sostiene Roberley Rico Gómez, su operador. 132: “La nueva tecnología permitirá a la industria procesar en un día lo que hacía en una semana”, precisa el jefe de producción, tras comprobar que las nuevas máquinas procesan dos toneladas de café por hora. Fotos: Lorenzo Crespo Silveira

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

La Avenida Ernesto Guevara se revitaliza (+Fotos)

avenida che guevara 2 avenida che guevara 4avenida che guevara 8

Asesorado por el Grupo para el Desarrollo Integral de la Ciudad, un proyecto de reanimación pretende revitalizar esta concurrida arteria, desde los puentes de Prado y Aguilera hasta el monumento erigido al Che, en la rotonda conocida popularmente como La Formadora.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar