tributo a camiloFoto: Ariel Soler Costrafeda

Hermosas túnicas de flores vistieron hoy ríos y costas de la provincia de Guantánamo, como sagrado homenaje de los hijos de esta región al Comandante Camilo Cienfuegos, en el aniversario 56 de su desaparición física.

Niños, jóvenes y adultos del territorio desfilaron a los afluentes más cercanos a sus comunidades, y arrojaron allí la delicada ofrenda, que cada año recuerda al Señor de la Vanguardia, quien pereció el 28 de octubre de 1959, en un accidente cuando viajaba en un pequeño avión de Camagüey a La Hababa.

La ciudad cabecera del extremo oriental cubano acogió el acto por la efeméride, y las palabras centrales estuvieron a cargo de Lázaro Castellanos Matos, miembro del Buró Provincial de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Encabezaron la conmemoración representantes de esa organización, el Gobierno y el Partido en el territorio, así como Combatientes de la Revolución Cubana, y estudiantes de todas las enseñanzas, incluidos los de la escuela militar que lleva el nombre del querido guerrillero de honda raigambre popular.

Oradores subrayaron la trayectoria revolucionaria de Camilo, quien formó parte de los 82 combatientes que arribaron a costas cubanas a bordo del Yate Granma, el legendario guerrillero de la Sierra Maestra, el de la sonrisa constante y sombrero alón, hombre de confianza de Fidel en momentos difíciles de la guerra.

Durante el acto se evocaron las palabras del Líder Histórico de la Revolución Cubana, quien tras la irreparable pérdida de Camilo, expresó: “(...) Nuestra única compensación ante la pérdida de un compañero tan allegado a nosotros es saber que el pueblo de Cuba produce hombres como él. Camilo vive y vivirá en el pueblo.”    

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

Fotogalería: Imprescindibles damas del campo

mujeres campesinas9 mujeres campesinas4mujeres campesinas8

Las mujeres cubanas constituyen fuente de inspiración y pilar importante en todas las ramas de la sociedad, independientemente del lugar donde realizan sus siempre valiosas tareas, con demostrada sabiduría, responsabilidad, ternura y el amor que imprimen a cuantas acciones emprenden.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar