armando creagh dupuigEl papel principal de la Anap es representar objetivamente a los campesinos y exigir por el cumplimiento de sus derechos y deberes. Foto: Leonel Escalona FuronesCasi acabado de estrenarse como presidente de la Asociación de Agricultores Pequeños (ANAP)en la provincia de Guantánamo, Armando Creagh Dupuig, accede a conversar para los lectores del suplemento Lomerío, del periódico Venceremos.

Sostenía una reunión de trabajo con varios integrantes del Buró Ejecutivo de la organización campesina cuando recibió al equipo periodístico e inició de inmediato un “contacto” al que invitó a sus cuadros acompañantes.

A cinco meses de estrenado en la alta responsabilidad, muestra dominio y precisión de los principales asuntos que competen a la organización, a la cual ha dedicado más de 20 años de labor que le valen acumular experiencias en diferentes cargos de dirección, la mayor parte de ellos en Santiago de Cuba, aunque es oriundo de Niceto Pérez, donde presidió el buró municipal.

Aunque no estaba vestido de campesino como le hubiera gustado, propone a Escalona tomar la foto en el área exterior, antes de entablar el diálogo formal.

¿Lo más relevante en el 2015?

Se avanzó en la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido, relacionados con la esfera agroindustrial y la materialización de acciones para impulsar el desarrollo agropecuario del territorio, pero son insuficientes aún los volúmenes productivos para satisfacer la demanda de la población.

El campesinado se involucró en un proceso de balance, renovación y/o ratificación de mandatos a la altura del XI Congreso de la organización, el cual ayudó a perfeccionar el funcionamiento de las cooperativas y fortalecer el liderazgo de sus juntas directivas.

En esas asambleas se evaluó cómo explotar más y mejor la tierra, diversificar los cultivos, resolver los problemas de la contratación y comercialización de la producción, así como las vías para enfrentar el delito, las ilegalidades y la corrupción; la atención a los jóvenes y las mujeres, entre otros asuntos medulares.

También se reconoció el sobreesfuerzo que deben hacer los labriegos para cultivar la tierra en un territorio montañoso en su mayoría, con suelos degradados, escasos recursos y afectado por intensa sequía durante largo período, además de otros inconvenientes.

Todo ello, junto a la débil explotación de las de las potencialidades reales del territorio y otros problemas subjetivos, impidió el cumplimiento de los planes de leche y maíz, dos renglones esenciales para la alimentación humana y animal y la sustitución de importaciones.

En el resto de los surtidos el sector alcanzó las cifras previstas, pero ni siquiera cubren lo que demanda la mesa de los guantanameros, que cuando salen al mercado no siempre encuentran los productos que necesitan y nunca los precios convenientes.

A pesar de su influencia política e ideológica, la Anap no pudo detener frecuentes desvíos de productos que, aprovechando la falta de exigencia y control en las cooperativas, algunos campesinos venden ilegítimamente a intermediarios, quienes llenan sus bolsillos con especulación y la explotación del pueblo consumidor.

Tampoco hemos podido poner coto al hurto y sacrificio ilegal de ganado mayor, el cual provoca serias afectaciones a la economía y la sociedad y padecemos la muerte de animales por falta de comida y agua en las fincas de muchos tenedores, sobre todo en Niceto Pérez, Guantánamo, El Salvadory Manuel Tames.

Al no disponer de tales condiciones y de la protección necesaria, las reses salen a pastar fuera de sus predios y los matarifes las convierten en sus presas o en las cercanías de las vías, donde provocan accidentes del tránsito.

El impago de la leche a los campesinos hasta más de 30 días, por causa del descontrol y deficiencias contractuales, también afectó el desempeño del sector y al final repercutió negativamente en la población.

Por otro lado, fue insuficiente el aprovechamiento de los adelantos de la Ciencia y la Técnica y de experiencias alternativas locales para la elaboración de alimento animal y el mejoramiento de los suelos, así como el uso de la inseminación artificial y de prácticas agroecológicas en función de la producción y el medio ambiente.

La Anap debe estudiar a fondo esas problemáticas y ayudar a resolverlas para que definitivamente el sector cooperativo-campesino multiplique los volúmenes de alimentos con destino a la población y la exportación.

¿Estrategia para la solución de esos problemas?

A partir de enero estaremos más cerca de los campesinos y sus familiares, con la creación de organizaciones de base de la Anap en las 261 cooperativas de la provincia, las cuales fortalecerán su misión político-ideológica y permitirán conocer sus fortalezas y debilidades.

Hasta ahora la organización atendía asuntos administrativos que competían a las juntas directivas de las cooperativas, sin tener en cuenta que estas constituyen entidadeseconómico-productivas con personalidad jurídica propia, lo que generó no pocos errores.

Las nuevas estructuras, cuyos estatutos y reglamento fueron aprobados en el XI Congreso, contribuirán a perfeccionar el funcionamiento de las 192 CCS y 69 CPA de la provincia y elevar el liderazgo de sus juntas directivas.

En lo adelante, el papel principal de la Anap, que admitirá en su membresía a propietarios de tierra pertenecientes o no a una cooperativa, jubilados y usufructuarios incorporados a las UBPC…, también será representar objetivamente a los campesinos, tramitar sus inquietudes, estar del lado de la razón, no permitir injusticias y defender los intereses colectivos e individuales.

Al mismo tiempo exigirá porque los asociados cumplan sus obligaciones y sientan la necesidad de producir más alimentos para que pueda crecer la economía de la provincia y mejorar la vida de los campesinos y de la población.

Eso significa que la Anap, a instancia de la cooperativa, debe tener mayor influencia para impulsar los programas cafetalero, cañero, ganadero, así como del coco y el cacao, y estimular el policultivo a partir de un adecuado cronograma de siembra, contra el cual pueden atentar los beneficiosos precios que actualmente se paga por muchos productos.

También tiene que conocer las potencialidades individuales de cada campesino, velar porque la negociación del contrato sea objetiva y después que cumpla con él autorizarlo a vender legalmente sus excedentes en cualquier mercado del país, a precios que el pueblo trabajador pueda adquirirlos.

El que cultiva la tierra no puede salir a comercializar sus mercancías, esa importantísima tarea le corresponde a la junta directiva de la cooperativa, la cual debe crear condiciones para realizarla con efectividad y evitar que los oportunistas las acaparen para luego revenderlas a precios exorbitantes.

En la misma medida que ayudemos con nuestra labor a perfeccionar los mecanismos de comercialización, estabilizar el suministro de productos y poner orden en los puntos de venta de las cooperativas para impedir el desvío, sin dudas aumentarán las ofertas y bajarán los precios, algo que desea y necesita la población.

Por lo pronto, estamos volcados de lleno en la capacitación de los cuadros, iniciada en el Pleno Nacional los días 5 y 6 de noviembre, luego se realizó el seminario provincial y los municipales, en los que participaron miembros de las juntas directivas de las cooperativas y sus presidentes. A partir de marzo corresponderá a quienes sean electos para dirigir las organizaciones de base.

¿Retos?

Revertir las deficiencias mencionadas y seguir apoyando a los campesinos, quienes sabrán responder a la Revolución con la misma confianza que tuvieron en ellos sus dirigentes, principalmente Fidel y Raúl, cuando les entregaron las tierras para que las pusieran a producir.

Ese es también el llamado de hoy, porque la Patria y el pueblo lo necesitan.

Finalmente, aprovecho el marco para felicitar a todos los cooperativistas, campesinos y sus familiares por el advenimiento del aniversario 59 del triunfo de la Revolución y el nuevo año, deseándoles salud y éxitos en el cumplimiento de futuras tareas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La Receta de Hoy

Pan de jamón y queso

pan de jamon y queso 2 pan de jamon y queso 7pan de jamon y queso 1

Hoy traemos una receta sorprendente: el exquisito Pan de Jamón y Queso. Es una receta familiar de origen español del arquitecto Roberto Arizmendi. El Pan de Jamón y Queso es un pan típico para fiestas o momentos especiales que será relleno con uvas pasas, aceitunas y por supuesto jamón y queso. Esperamos les guste.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar