marcha antorchas2017 gtmoFoto: Lorenzo Crespo Silveira

En la Avenida de los Estudiantes la temperatura comenzaba a cambiar en la noche sin que la naturaleza fuera responsable de la variación en el clima. Al calor de decenas de antorchas el escenario de la arteria citadina conocida popularmente como Paseo, se transformó en un mar de llamas, algo que tradicionalmente suele suceder cuando solo pocas horas faltan para la entrada del vigésimo octavo día de enero.

Cuando el reloj marcó la siete, encabezando las primeras filas de guantanameros, un “arsenal” de batas blancas vestidas por estudiantes y profesores de la Universidad de Ciencias Médicas de Guantánamo inició el recorrido de la Marcha de las Antorchas, víspera del 164 aniversario del natalicio de Nuestro Héroe Nacional José Martí, para hacer saber que tampoco lo dejarían morir, tal y como lo hizo la Generación del Centenario en aquel enero de 1953.

Así se marchó en la ciudad del Guaso, en un recorrido que también volvió protagonista a la Universidad de Guantánamo como parte de los más de seis mil estudiantes que junto a los de la enseñanza media invocaron la figura del Apóstol, para celebrar su onomástico.

Con la misma emoción causada al momento de encender las antorchas, se contagiaban todos en aquel periplo que en esta edición novedosamente convirtió a la céntrica calle Pedro Agustín Pérez en testigo del acontecimiento.

Pero este 27 de enero no solo se invocaba a Martí, sino también a su más fiel discípulo que precisamente en el año del centenario del maestro, lo declaró autor intelectual del Asalto al Cuartel Moncada: Fidel Castro, el mismo que se encargó además de cumplir los sueños martianos comprometedores de la voluntad para salir con cada antorcha.

Las pequeñas llamas a lo largo y ancho de la calle parecían entrar en disputa con la noche como para arrebatarle el encanto, viajaron al ritmo de los pasos de la multitud que vivía aquella experiencia de diversas formas, como para que cada año merezca la pena repetirla. Así fue como la distancia recorrida no agotó a los participantes durante la trayectoria, que terminó en el parque cuyo nombre homónimo, es otro homenaje al más universal de los cubanos.

Allí con cada interpretación musical y danzaría la Brigada Instructores de Arte José Martí parecía haberle robado el Apóstol a la historia, para traerlo como un espectador más, a la emotiva gala cultural que nos hizo sentirlo “entre nosotros” cuando la canción “A los Héroes” de la reconocida autoría de Sara González lo trajo desde el tiempo.

Poco a poco fueron pasando las horas. Parecían irse de forma casi imperceptible en una velada que también involucró a miembros de asociaciones fraternales que como las Logias, se hicieron partícipe del homenaje. Al sabor del chocolate y una plática que se debatía al filo de la madrugada, se dibujaba el ambiente hasta que las manecillas del reloj se encargaron de darle entrada al día 28 y ¡marcaron las doce!

Desde esa hora ya la estatua de Martí amanecía rodeada de flores que encierran el afecto, la gratitud, la admiración del pueblo. Con ese espíritu pasó hoy la multitud por el céntrico parque que lleva su nombre y ante la figura que perpetúa su imagen todo Guantánamo lo saludó en su cumpleaños.

Ayer se apagaron las antorchas pero quedan los recuerdos de esa noche, nacidos al calor de las llamas martianas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

Fotogalería: Celebran periodistas de Guantánamo Día de la Prensa Cubana

dia prensa guantanamo3 dia prensa guantanamo8dia prensa guantanamo12

El Mausoleo del Mambisado Guantanamero fue el lugar escogido por los periodistas de este territorio para celebrar el acto provincial con motivo del Día de la Prensa Cubana, sitio donde en cumplimiento de una orden de José Martí se levantaron en armas los guantanameros, bajo el mando de Pedro Agustín Pérez, el 24 de febrero de 1895.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar