dj jeafrei lewis ortiz

La música electrónica es un género que en la provincia más oriental de Cuba gana cada día más adeptos; tanto los Djs como los Djs/productores gozan de gran popularidad, disputan espacios y comparten, en ocasiones, cartelera junto a figuras de lo más destacado de nuestra tradición.

Tal es el caso del joven Jeafrei Lewis Ortiz quien —y no solo por provenir de una familia de músicos concertistas— ha asumido el formato de modo que la experimentación nos proporciona una vivencia que, sin dejar de ser atractiva para los amantes del género, resulta novedosa y enriquecedora…

¿Qué papel jugó tu familia en tu inclinación hacia el arte?

Crecí en una familia de músicos que directa e indirectamente incidieron en mi gusto estético. En un primer momento me incliné hacia la música de concierto, pues era lo más cercano que tenía. Mi madre, Teresa Manzanares, es pianista concertista; mi hermano, Pablo Roger Díaz, estudió violín y posteriormente canto lírico. Imagina, en un ambiente así, cómo no crecer con la motivación de estudiar y convertirse finalmente en músico. Es decir, que ser músico hoy se lo debo a mi familia.

¿Qué te llevó a incursionar entonces en la música electrónica?

Mi hermano, junto a su esposa Edelis Cabreja, comenzaron un proyecto de Pop House al cual me integré como tecladista y Dj. Empecé de forma empírica a realizar mis propias producciones. Me gustó lo que fui logrando y decidí darme a conocer como Dj/productor, pues esto me ofrecía la oportunidad de experimentar con los sonidos y, sobre todo, como bien te dije, crear mis propias obras. Hoy no me imagino presentándome ante un público de otra manera. Si volviera a nacer, escogería de nuevo la producción de música electrónica como medio de expresión.

¿Consideras la influencia de tu familia provechosa a la hora de componer? ¿Por qué?

A mi familia debo casi toda mi superación. Siempre que termino una producción, ellos son mis primeros críticos y, de cierta manera, escuchar a mi mamá tocar piano ha influenciado cada una de mis producciones. La oportunidad que tuve de tocar junto a una pianista concertista… (Ríe). El piano se ha convertido en mi sello; el piano ha distinguido mi carrera.

¿Eres más productor que Dj?

No me gusta diferenciar o separar los términos. Me considero un Dj/productor que disfruta mucho el proceso de producción de las obras del mismo modo que disfruta el momento que las comparte con el público.

Guantánamo es la tierra por excelencia del changüí y otros géneros tradicionales y el reguetón; por otra parte, es preferido por muchos, ¿cómo te has insertado en este panorama musical?

Desde que comencé a producir, me urgió la necesidad de exponer mi obra, así me conecté con la Asociación Hermanos Saíz (AHS) sus espacios y peñas. Gracias a la gestión y promoción de la organización tengo un público que me sigue y que espera ansioso los espacios de música electrónica.

Háblame del Festival Sonarte…

Sonarte surgió del deseo y la necesidad que tenía el movimiento de música electrónica en Guantánamo y habían transcurrido cuatro años desde que se realizó la primera peña; el haberlas realizado sistemáticamente fue creando un público que, con los años, se consolidó; y esto, junto a la conformación de un pequeño equipo de trabajo y el apoyo de la AHS y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) hizo posible que en abril de 2016 realizáramos la primera edición del Festival.

Esta edición demostró que hacía falta un espacio mayor para las producciones de los Djs guantanameros, para que el público conociera, además, el trabajo de Djs/productores del resto del país y se debatieran temas relacionados con el género y su consumo.

Sonarte nació con buena salud y subió la parada. Para la segunda edición ya contamos con el apoyo de la AHS. En abril de este año sonará de nuevo en Guantánamo la música electrónica.

Este año estás cumpliendo tu quinto aniversario como Dj/productor, ¿qué piensas hacer?

Pretendo celebrarlo con una serie de conciertos en los que voy a incluir a todos esos amigos que, de una u otra forma, han apoyado mi carrera. No puedo dejar de mencionar a personas como mi madre, con quien tengo un proyecto nuevo que presentaré; el rapero Sandy David González, Soldado Razo, quien no solo me ha apoyado sino que ha compartido escenario conmigo; a Lázaro A. Zevila, Dj Zevil, mi tutor, compañero y amigo y otros muchos.

Experimentaré con nuevos sonidos, quiero expandir mi obra por el país y seguir junto al público guantanamero que siempre me ha seguido.

¿Cuál sería el público ideal para J. Lewis?

Nunca he pensado en el público ideal. Hago música para todas las personas que se interesen en escucharla y, hasta hoy, me siento satisfecho con el resultado. Si me siguen veinte, treinta o cien personas, estaría satisfecho pues serían aquellas verdaderamente interesadas. Siempre habrá detractores, pero también a quienes le guste mi producto. Para esos defensores seguiré trabajando.

La Receta de Hoy

Tarta de piña sin horno

tarta de pina sin horno 4 tarta de pina sin horno 5tarta de pina sin horno 0

Esta tarta de piña sin horno es un clásico de los postres sencillos y cómodos porque no hay que ser experto para hacerla. La podemos preparar en formato redondo o en formato rectangular, que también queda muy bonita. Es tan deliciosa como efectiva, con un sentido sabor a piña si usamos la gelatina de este sabor. Una estupenda forma de iniciarse en la repostería y uno de esos postres que gusta a todo el mundo.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar