Esta deliciosa mousse de cheesecake de limón en vasitos es facilísima de preparar y se hace sin horno y sin ningún tipo de cocción, así que es perfecta para cuando queremos un postre resultón en verano.

Imaginaos esta mousse repartida en tarritos con tapa para llevarlos en una nevera de excursión veraniega… ¡es perfecta! Los tarritos Weck que tenemos en la tienda no solo son prácticos, sino preciosos.

Y si usamos lemon curd casero en lugar de comprado el resultado será fantástico. La mousse de modo natural tiene un suave color crema, pero si queremos que nos recuerde más al limón que lleva podemos añadirle una pizca de colorante alimentario amarillo.

Mousse de cheesecake de limón en vasitos 1

Ingredientes (para unos 6-7 tarros de 220 ml):

Base

100 g de galletas

50 g de mantequilla derretida

Lemon curd

Cuatro limones, zumo y ralladura

200 g de azúcar

100 g de mantequilla

Tres huevos + una yema

Mousse

El zumo de un limón

1 1/2 cdtas. de gelatina neutra en polvo

340 ml de nata líquida (35% grasa mínimo)

110 g de azúcar glas

340 g de queso crema

280 g de lemon curd

Elaboración:

Base

Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida. Distribuimos esta mezcla entre 8-10 tarritos de cristal, aplastándola para que cubra el fondo. Reservamos.

Mousse de cheesecake de limón en vasitos 2

Preparado de limón

Rallamos la piel de los limones con un rallador y la vamos echando en el cazo donde prepararemos el lemon curd. Después exprimimos los limones y vertemos el zumo en el mismo cazo, pasándolo por un colador previamente para que no nos caigan semillas.

Agregamos el azúcar y la mantequilla en trozos al cazo. Lo colocamos sobre un segundo cazo con un dedo de agua, que llevaremos a ebullición. Es muy importante que el agua no toque el cazo con la mezcla, pues se podría cuajar demasiado rápido o cortar. Calentamos para que se derrita la mantequilla.

Mientras la mantequilla se derrite batimos los huevos con la yema en otro bol y los añadimos al cazo cuando se haya derretido del todo. Batimos la mezcla para homogeneizar.

Mantenemos el cazo al baño María de vapor mientras removemos con varillas. Para esta cantidad de curd el cuajado se produce con relativa rapidez. Al principio la mezcla tiene bastante espuma en la superficie; cuando la espuma empieza a desaparecer es señal de que está cuajando. Cuando haya desaparecido la espuma retiramos el cazo del vapor y dejamos enfriar. Aunque en un principio parezca que está demasiado líquido, espesa mucho al enfriar. Tapamos con un plástico y reservamos.

Mousse

Exprimimos el limón con un exprimidor y lo ponemos en un bol. Espolvoreamos la gelatina para que se hidrate.

Mientras tanto batimos la nata en un robot o con varillas eléctricas hasta que haga picos suaves. Añadimos un tercio del azúcar glas y seguimos batiendo hasta que esté bien dura. Reservamos en la nevera.

Mousse de cheesecake de limón en vasitos 3En otro bol batimos el queso crema hasta que esponje. Añadimos el lemon curd y el resto del azúcar glas.

Calentamos la gelatina en el microondas hasta que se disuelva; dejamos templar ligeramente. La mezclamos poco a poco con la mezcla de queso sin dejar de batir.

Mousse de cheesecake de limón en vasitos 4

Sacamos la nata de la nevera y añadimos un tercio a la mezcla de queso para aligerarla. A continuación, mezclamos el resto de la nata con espátula y movimientos suaves y envolventes, hasta homogeneizar.

Mousse de cheesecake de limón en vasitos 5

Pasamos la mousse a una manga pastelera con una boquilla grande, rizada o no, como más nos guste.

Repartimos la mousse en los tarros preparados anteriormente y llevamos a la nevera por lo menos dos horas, para que se ponga firme.

Mousse de cheesecake de limón en vasitos portada

Adornamos con unos gajitos de limón recién cortado y ya tenemos una suavísima mousse de cheesecake, deliciosa y original, que devoraremos en un santiamén. Si te quedas con dudas puedes doblar la cantidad…

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar