playita 3024288

"Salto... ¡Dicha Grande!". Volver a la tierra amada, volver entero pero dispuesto a deshacerse en pedazos el alma y el cuerpo, por lograrla luego de haberla pensado una y otra vez, con todos y para el bien de todos.

Así llegarían en noche de tormenta en un modesto bote aquellos hombres a las costas guantanameras, y con ellos la esperanza de un mundo mejor que hasta hoy se nutre de los deseos más jóvenes, irreverentes, apasionados...

Y la playa de piedras, al pie de Cajobabo, entre el mar revuelto y la roca empinada, los recibiría para quedar por siempre en la historia.

La sangre en las venas de los verdaderos cubanos es la misma que entonces hizo a Martí conmoverse ante el horror y la injusticia, querer cambiar, y luchar con las armas posibles, cada quien con las suyas, aunque un día pudieran convertirse en una sola: el cañón que vomita la pólvora con fiereza.

Las fuerzas para remar cada vez se las daría el desprecio al imperialismo, a la explotación, al coloniaje; la esperanza por una América Nuestra, única, desde el Río Bravo hasta la Patagonia.

No sé si hace 120 años se vería igual el lugar. El paso del tiempo y la dureza del mar pudieron haberlo transformado todo. Pero las lomas que hermanan hombres siguen levantándose cada día en la zona más oriental de Cuba; y el tebenque que los reconfortara y les calmara la sed, sabe igual de exquisito al paladar, como las frutas... Únicos también serían el verdor y los azules.

Como sentencia eterna se lee en Playita, en el lugar justo: "De pueblo en pueblo, de tribuna en tribuna y de alma en alma predicó la Guerra Necesaria que desencadenó con su palabra y fecundó con su sacrificio. La fe y el amor fueron sus armas de combate, se dio entero a Cuba y cuando lleno de ella cayó crucificado, Dos Ríos se trasmutó en Gólgota y su nombre en el del Cristo de la Patria".

Volvió a andar Martí sobre sus pasos este 11 de abril y aunque la tierra muestra una nueva faz, en las entrañas palpita el mismo corazón.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La Receta de Hoy

Tarta de piña sin horno

tarta de pina sin horno 4 tarta de pina sin horno 5tarta de pina sin horno 0

Esta tarta de piña sin horno es un clásico de los postres sencillos y cómodos porque no hay que ser experto para hacerla. La podemos preparar en formato redondo o en formato rectangular, que también queda muy bonita. Es tan deliciosa como efectiva, con un sentido sabor a piña si usamos la gelatina de este sabor. Una estupenda forma de iniciarse en la repostería y uno de esos postres que gusta a todo el mundo.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar