1PLayita de Cajobabo

El político que el 11 abril de 1895, al llegar a la Playita de Cajobabo confiesa: "Dicha grande", resumía la plenitud de su espíritu en una palpable felicidad, en la ejecución de su mayor empeño: luchar, en los campos de batalla, por la independencia de Cuba.

No lo aminalaron ni la amargura del fracaso del Plan de La Fernandina, ni la feroz vigilancia de los espías españoles que actuaron con la complicidad de las autoridades norteamericanas e inglesas; ni los avatares para conseguir goletas en que realizar el viaje hacia la Patria, donde ya ardía la guerra; ni la persecución de los buques enemigos que lo obligaron a un sinuoso itinerario de Cabo Haitiano, a Inagua, luego regresar en direccion contraria y, días después, retornar nuevamente a Inagua para, finalmente, dirigirse a las costas cubanas.

Martí y su "mano de valientes" llegan al escenario de la guerra, en una frágil embarcación, bajo una espesa oscuridad y fuertes chubascos, con el mar bravío, que a decir de Gómez, "parece un negro manto funerario donde nos debemos envolver para siempre", el cual le arranca el timón, y una parte de la carga, al viejo mambí, retando su llegada; así avanzan desafiantes acompañados del "único sentimiento que los embarga: la dicha", pero siempre con la certeza de que "habían salido para no volver" y si no llegaban ahora, "volverían a salir".

La decisión de que su presencia en Cuba era tan útil como afuera, le haría obviar los riesgos que implicaban llegar a un lugar desconocido, sin tener la certeza de quiénes los recibirían: amigos o enemigos, o si les aguardaban: repentinas jornadas de fuego, una nueva traición despiadada o la solidaridad de un pueblo noble que se pone a su servicio.

Afortunadamente la ventura fue mutua, pues al poner un pie en tierra imiense Martí a la imortalidad. Como ejecutor de un hecho memorable, que trasciende a Guantánamo y se ubica en las páginas que resaltan la estatura mayor del patriotismo, el internacionalismo y el ejemplo de los principales jefes de la Revolución: estar en la primera trinchera de combate, junto a su pueblo y compartir su suerte.

Durante 20 "días bellos y recios", transita el Delegado por territorio guantanamero, pernocta en 13 improvisados campamentos y se detiene en cuatro lugares que quedaron en la historia como significativos, acompañado de Máximo Gómez, Marcos del Rosario, Paquito Borrero, César Salas y Angel Guerra.

Los guían hombres, mujeres y niños que los acogen en sus humildes bohíos, les ofrecen afecto sincero, comida, agua, cuidados sanitarios, y los custodian en medio de una realidad, que por instantes, se manifiesta adversa, sobre todo para Martí, un hombre que no está acostumbrado al ajetreo de la guerra, ni a transitar por escabrosas y empinadas lomas.

Las condiciones topográficas de este territorio le impusieron un andar fatigoso que se multiplica con la sed, el cansancio, y la carga del jolongo y su fusil de soldado, abriéndose paso entre las silvestres y espinosas plantas y bejucos que se resisten a ofrecerles salida.

Al hombre más buscado por los españoles lo acompaña una salud endeble, a la cual no le favorecen los alternos baños de sudor y de agua de los pasos de ríos, a veces crecidos,que lastiman una secuela que de por vida lleva en el tobillo derecho, a causa del grillete, a pesar de lo cual avanza por un terreno muy irregular e improvisados caminos, en ocasiones en alpargatas, calzado nada propicio para ello.

Aún así, meditador y audaz, alegre y confiado, disfruta la naturaleza, esa que va descubriendo en la misma medida que la admira y describe con finísimo estilo en su Diario de Campaña, en el cual deja plasmado, también, toda la cultura que tipifica al campesino cubano.

En los campos de este territorio oriental se van incorporando, paulatinamente, "gente buena" que lo protegen como lo más sagrado; recibe la custodia militar del coronel baracoano Félix Ruenes y su tropa.

De los servicios incondicionales, así como de la disposición combativa de los hombres de esta zona, da fe Martí al exigir a Gonzalo y a Benjamín, la necesidad de "mandar armas y pronto", con la certeza de que "aquí habría tantos cubanos alzados como armas llegaran", un factor estimulante para cualquier jefe militar o político.

Un humilde acto militar en el Rancho de Tavera, reconoce a Martí como Mayor General del Ejército Libertador, y el abrazo de todos resume, con sencillez, la magnitud de la grandeza; días después conoce la suerte de los expedicionarios de la goleta Honor, que el 1ro de abril habían arribado a las costas de Baracoa, y la posterior lamentable pérdida de Flor Crombet, en Yateras.

A pesar de la larga y penosa marcha del grupo por tierras guantanameras, su estado moral es muy favorable, lo que se refleja en la confesión que le hace el Apóstol a Estrada Palma al estar ya en los campos cubanos, "únicos en que al fín me he sentido entero y feliz", alegrándose sólo de su "dicha", porque le "da fuerza pública".

Pero nuevas pruebas de afecto y apoyo le permiten a Martí sentirse afortunado: muy cerca del Valle de Guantánamo sucede un hecho de guerra de singular importancia, que hubiera podido cambiar el curso de los acontecimientos: el combate de Arroyo Hondo, donde cae Arcid Duvergel, a quien Martí destaca en su diario, así como la proeza de los que, según él "habían salido, por ríos, cañaverales y espinares, a salvarnos". Al término de la jornada bélica un caballo es obsequiado a Martí, fruto de la generosidad de José Maceo, lo que le permite avanzar aliviado al encuentro con "Periquito y su guerrilla".

En esta región el profeta que arma, estructura y desata la Guerra de 1895, comprueba el fervor patriótico de su pueblo, especialmente la proeza del grupo de guantanameros que bajo las órdenes del Mayor General Pedro Agustín Pérez, jefe político y militar de esta jurisdicción, se alzaron el 24 de febrero, tomaron el fuerte de Morrillo Chico, alcanzaron la primera victoria militar de esta nueva etapa de la guerra y obligaron a replegarse a zonas interiores a los destacamentos españoles que protegían los sectores costeros.

En estas tierras, por primera vez, se le llama Presidente, recibe la Bandera cubana bordada por la patriota guantanamera Juana Pérez, escribe sus primeras correspondencias desde la trinchera de combate bélico y no le tiembla la mano para exigir el "castigo sumarísimo con la pena asignada a los traidores a la Patria", plasmadas en Circulares a los Jefes y Oficiales, las cuales dan muestras de su capacidad de estratega militar.

A los hacendados demanda "ayudar con su cordura y servicio previsor al orden y al triunfo breve de una guerra donde prima el ideal hermoso de justicia" y da instrucciones precisas de elegir representantes para la Asamblea de Delegados, que seleccionaría al gobierno, y convoca al necesario encuentro de los principales jefes.

En la madrugada del 1ro de mayo salen de Vuelta Corta, último de los campamanetos del territorio guantanamero, donde quedan los hombres de aquella jurisdicción que lo protegiron , quienes se despiden entristecidos, sin saber aún que aquellos actos generosos y de complicidad los marcarían para toda la vida.

Estos fueron reemplazados por otros, tan fieles como ellos, que afianzaron en el Apóstol el deseo de "echar su suerte con los pobres de la tierra" y la certeza en la victoria.

Con los desembarcos de los Maceo-Flor y de Martí-Gómez por Guantánamo, culminó la primera etapa de un empeño mayor, abriéndose una nueva, tan crucial, que definía los destinos de la Mayor de las Antillas.

Se materializaba así, una exigencia de toda revolución, situar a los líderes al frente de su pueblo, en el instante en que se define su futuro. Significó, asimismo, la expresión suprema de la ética martiana, respaldada por la correspondencia entre los sentimientos, la palabra y la acción, uno de los más grandes valores legados a la humanidad y fue, sin lugar a dudas, para el "cubano mayor", su dicha contrapuesta a la adversidad.

Cien años después Guantánamo nuevamente se colmó de gloria: el pueblo que cada 11 de abril, en peregrinación multitudinaria, espera al más universal de los cubanos para reafirmar los compromisos de continuidad de su legado, se hace acompañar de su mejor y mayor discipulo: Fidel Castro, a la misma hora y en condiciones similares a las de la noche del desembarco, esta vez como testigos del solemne encuentro simbólico de los excelsos líderes del pueblo cubano, en un suceso venerable de entrega de la Bandera cubana, emblema de independencia, soberanía, libertad y justicia plenas.

Estos acontecimientos otorgan suficientes razones a los guantanameros, para distinguir al 11 de Abril como la fecha histórica más significativa de la provincia, la que se celebra hoy a 121 años de aquel suceso.

Marti-Playitas

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La Receta de Hoy

Pan de jamón y queso

pan de jamon y queso 2 pan de jamon y queso 7pan de jamon y queso 1

Hoy traemos una receta sorprendente: el exquisito Pan de Jamón y Queso. Es una receta familiar de origen español del arquitecto Roberto Arizmendi. El Pan de Jamón y Queso es un pan típico para fiestas o momentos especiales que será relleno con uvas pasas, aceitunas y por supuesto jamón y queso. Esperamos les guste.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar