HEROES.T 3El sello de Héroe del Trabajo de la República de la República de Cuba fue impuesto por José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Partido Comunista de Cuba, el domingo 30 de mayo de 2018, en el salón de protocolo de El Laguito, en La Habana.

“Como si me desdoblara en muchas vidas, trato de hacer en esta lo que no pude en anteriores… No lo puedo explicar; es un impulso; cuando creo que no puedo más, después de lo que me toca en mi centro, sigo en mi casa, donde lo que menos me gusta es cocinar”.

 

Lo dice la médico y docente Doctora en Ciencias de la Salud Anselma Betancourt Pulsán, especialista de Segundo Grado de Fisiología Normal y Patológica y profesora de la Facultad de Ciencias Médicas de Guantánamo, recién reconocida como Heroína del Trabajo de la República de Cuba.

 

“Mi madre Adela, de 80 años, es la verdadera heroína, por eso cuando regresé puse en su pecho la estrella que me otorgaron… Al recibir el honor pensé en ella, en mi padre José Dolores, soldador de radiadores hasta el último momento, en mi estirpe de mujeres y hombres trabajadores desde mis tatarabuelos, en mis hermanas, tías, especialmente Elba Lidia, primas, amigas, compañeras de trabajo…”, sintetiza la profesora e investigadora titular.

 

Nacida el 22 de mayo de 1959, año del triunfo de la Revolución Cubana, considera otro ejemplo de laboriosidad para ella a “mi tía del alma, Elba Lidia”.

 

Docente es desde antes de su graduación como médico en 1983, tras haber estudiado y trabajado los primeros años en Santiago de Cuba (alumna ayudante primero y luego instructora alumna durante la carrera). Asumió la tarea de impartir la fisiología en Guantánamo en 1987, aunque le hubiera gustado ser pediatra, “porque nadie quería dar las Ciencias Básicas al fundarse la Facultad aquí”, a la vez que sostiene durante los últimos 30 años resultados en la investigación para prevenir el alcoholismo y otras drogodepedencias.

 

Insiste la también directora del Consejo provincial de sociedades científicas de la Salud en nombrar a su colectivo del departamento de Ciencias Fisiológicas (“mi sostén son esa docena de mayoría femenina, también heroínas: no hay resultado individual de trabajo sin el colectivo”): Marlenes, Maritza, Odalis, Rosa Amelia, Sara Pura, Liset, Bárbara, María Josefa, Caridad, Eligio, Elvis y los desaparecidos Martha e Ibrahín.

 

Revela que una de sus claves es haber aprendido desde los 13 años y medio, como joven militante comunista, a autocontrolar su actividad con planes de trabajo: “me organizo y no cejo en la tarea principal, cumplo lo que me propongo y dependa de mí, me exijo, le robo tiempo al tiempo, también para leer poesía, ir a un concierto, atender a mi madre, mi casa, mi esposo Yulián, dormir cinco horas promedio diarias, adelantar tareas por la madrugada, coordinar apoyos coincidentes con clases, pruebas, viajes…”

 

Con su Profesor Dr. Raul Rizo RodriguezLa doctora Anselma le tributa mucha gratitud al doctor Raúl Rizo Rodríguez, profesor de mérito de la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba, por su impulso temprano y permanente para el logro de los resultados actuales.

 

Otro quid constante es la exigencia del doctor Raúl Ramón Rizo Rodríguez, profesor de mérito de la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba.

 

Un buen trabajador en Salud Pública, según Anselma, debe predicar con el ejemplo, ser disciplinado en asistencia, puntualidad y educación formal: “cortés y protocolar, actuar con amor, responsabilidad, respeto a sí mismo y a los demás, tanto a los compañeros de trabajo como a los alumnos, pacientes y familiares de estos”.

 

Aunque ha recibido repetidamente la condición de Vanguardia Nacionales y otros múltiples reconocimientos en el país por su labor, estima en particular La Fama, Símbolo de la Ciudad de Guantánamo, que le concedió en 2004 la Asamblea municipal del Poder Popular.

 

“Yo les besé las manos a esos dos guantanameros, porque son ejemplos de gente”, dice con admiración de Carlos Veranes Michel, operador de grúa en la cantera Luis Raposo, y Alexis Guevara Sosa, obrero agrícola de la Unidad Básica de Producción Cooperativa Manuel Sánchez López, también distinguidos como Héroes del Trabajo en la misma ocasión, como parte de un grupo de 13 trabajadores de diferentes sectores del país.

 

“Actúo en mi vida, en mi trabajo, como martiana y fidelista, creo en el mejoramiento humano, en la virtud y en un mundo de paz. Tengo la motivación del afán de saber y el amor a los demás; el futuro no es mañana, sino ahora mismo, cuando trabajo, estoy enamorada de mi marido, noble y laborioso (aunque soy mamadependiente), quiero a mi familia y a mis muchos amigos…”

DSCF0680Al regresar del acto de imposición del título honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, la hija prende el sello acreditativo junto al pecho de su madre.

DSCF0741Los vecinos de la doctora Anselma, en la cuadra de la calle Ahogados entre 8 y 9 Norte, en la ciudad de Guantánamo, la acogieron con orgullo y reconocimiento.

 

Comentarios   

0 #1 Angela 15-05-2018 16:05
Muy buen artículo sobre la vida de esta destacada doctora.
Citar
0 #2 Maritza 17-05-2018 19:31
#Científica100% Honor a quien honor merece, Felicidades Anselma
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS