10-congreso-campesinoCelebrado el 21 de septiembre de 1958 en Soledad de Mayarí Arriba, en las heroicas montañas del Segundo Frente Oriental Frank País, el Congreso Campesino en Armas fue el escalón más alto logrado por el campesinado en del Oriente cubano.

El apoyo del sector a la fundación del Frente guerrillero en 1957 por el entonces Comandante Raúl Castro Ruz, demostró que los hombres de sombrero, guataca y mocha habían comprendido la necesidad de agruparse a favor de la naciente Revolución.
Recorriendo distantes caminos, desafiando las inclemencias del tiempo y eludiendo la persecución y asedio del enemigo, hombres y mujeres de participaron en el Congreso, calificado años después por Raúl como "un día memorable para la Revolución Cubana".
El evento se preparó dentro de la guerra manteniendo siempre un carácter democrático. Los delegados fueron seleccionados en asambleas masivas realizadas en todas las zonas campesinas, estuvieran o no liberadas del yugo de la tiranía batistiana.
Sobre el hecho, investigaciones históricas recogen elementos que trataron de impedir el desarrollo de la importante reunión. Se trataba de una pequeña minoría relacionada con los intereses de los terratenientes y algunos comerciantes, que se dedicaron a hacer campañas negativas contra el Congreso.
En ese sentido es bueno resaltar que la eficiente labor desarrollada por el Comité Regional del Campesino en el frente guerrillero, destruyó con argumentos demoledores todos los intentos de hacer fracasar el cónclave.
La labor de preparación siempre estuvo acompañada por el quehacer político, imprescindible en la consolidación de una verdadera Revolución como la que se gestaba en Cuba, elemento imprescindible para garantizar la unidad del campesinado y el apoyo incondicional al Ejército Rebelde en la zona.
El Congreso en Armas fue el motor impulsor del movimiento campesino cubano durante la era revolucionaria, y tuvo sus antecedentes en la asamblea de cosecheros efectuada en Vegas de Jibacoa, el 25 de mayo de 1958, convocada y presidida por Fidel.
Su relevancia fue especial en la historia la Revolución cubana, y a pesar de las condiciones precarias en que tuvo lugar, posibilitó la plena identificación de estos hombres humildes con las fuerzas rebeldes.
Entre los logros se destacaron la unidad y la posición revolucionaria adoptadas por el campesinado, y el fortalecimiento y desarrollo de ese movimiento. La mujer campesina también estuvo representada en el encuentro, donde alzó su voz en defensa de sus derechos.
Sus acuerdos fueron el resultado de las tradiciones patrióticas y de combatividad revolucionaria, heredadas de las luchas libradas por los campesinos contra las injusticias en las zonas rurales, durante la primera mitad del siglo XX, en las que habían contado con la solidaridad y el aliento de la clase obrera y de las fuerzas revolucionarias, con la influencia de las ideas y la acción de los hombres del Moncada empuñando las armas por la libertad.
La efectiva organización desplegada en la cita por José Ramírez Cruz, José Serguera Riverí y el veterano líder campesino Romárico Cordero, permitió que se convirtiera en tribuna de demandas económicas y sociales, y se trazaran estrategias para el logro de reivindicaciones básicas.
Una de ellas, materializada el 17 de mayo de 1959, fue la promulgación de la Primera Ley de Reforma Agraria, que puso la tierra en manos de quienes la trabajaban, erradicó el latifundismo y contribuyó al mejoramiento de la vida de los hombres del campo.

reforma agraria

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS