estudiantes politecnico guantanamo

Más de 360 estudiantes del Instituto Politécnico (IPI) José Marcelino Maceo Grajales de la ciudad de Guantánamo se graduaron de obreros calificados de las especialidades de Belleza, Auxiliar en Elaboración de Alimentos, Mecánica de Vehículos Automotores, Instalaciones Eléctricas y Refrigeración, y Elaboración de Productos de la Industria Alimentaria, todas ramas de la producción y los servicios.

En el acto de graduación, que tuvo por sede al teatro Guaso, se entregaron diplomas de reconocimientos a los 15 alumnos más destacados de las diferentes especialidades, así como a Keylin Ramírez Ramírez -de la rama de Belleza-, la estudiante más integral del curso.

También fueron estimulados especialistas de varios organismos, y a docentes y tutores del IPI, quienes incidieron en la formación educacional y profesional de estos colegiales.

La graduada Beatriz Garrido Pérez, también de la especialidad de Belleza, leyó el juramento de los graduados, quienes se comprometieron a ser profesionales altamente calificados para contribuir al cumplimiento de los acuerdos del Séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba.  

Mirtha Cosme Claro, directora del IPI, precisó que de una matrícula en el ciclo de 382 alumnos, se graduaron 362, de los cuales 74 recibieron ubicación laboral en la Empresa de Servicios Técnicos y Personales, las Fábricas de Refrescos y Conservas, además del restaurante La Avellaneda y el Ministerio del Interior -el resto asegura se desempeñarán en el sector no estatal.

Cosme Claro amplió en la actividad que el IPI aspira para el próximo curso escolar a superar el 98 por ciento de la calidad del aprendizaje, incrementar la cultura general integral de estudiantes y profesores mediante acciones de superación, además de aprovechar mejor las prácticas pre-profesionales.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

Fotogalería: Imprescindibles damas del campo

mujeres campesinas9 mujeres campesinas4mujeres campesinas8

Las mujeres cubanas constituyen fuente de inspiración y pilar importante en todas las ramas de la sociedad, independientemente del lugar donde realizan sus siempre valiosas tareas, con demostrada sabiduría, responsabilidad, ternura y el amor que imprimen a cuantas acciones emprenden.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar