proteccion al consumidor

“Son los clientes la razón por la que abrimos las puertas cada día”, dijo en una ocasión el reconocido especialista en marketing Eduardo Zavala. No hay verdad mayor. Así lo valida cuanta investigación, libro o ley se consulte en materia de prestación de servicios a la población.

Tal como tienen los aventureros su diario y las matemáticas sus ecuaciones, establece el mercado su lógica y, en ella, se insertan regulaciones sobre cómo debe ser la atención al cliente.

Cada país tiene las suyas, cada institución las acoge y adapta a su objeto social. No existe en Cuba una Ley de Protección al Consumidor, pero sí normativas comunes a todos los servicios y situaciones, una suerte de mandamientos sagrados que mucho necesitan practicar quienes laboran en los establecimientos guantanameros.

Y es que, sin distinciones de sector o servicio -bancos, tiendas, mercados, oficinas de trámites, restaurantes, cafeterías-, la atención en instalaciones de la provincia quebranta la primera y más importante de estas reglas: el cliente por encima de todo.

No hablo de que cada persona tras un mostrador y/o buró, deba saber al dedillo desde el código de Napoleón hasta las más modernas técnicas de mercadeo: se trata de normas básicas de educación, del deber que les asiste como funcionarios al servicio de un público, del mero hecho de que ese es su trabajo y, como dicen por ahí, no hay imposibles si se quiere lograr un buen servicio.

Quizás sea mi asociación exagerada, pero las relaciones entre emisores y receptores revive muchas veces la zona de tensión entre la Unión Soviética y Estados Unidos en medio de la guerra fría. No importa qué vayamos a hacer - comprar, preguntar, solicitar un servicio-, por lo general, se crea en ese momento un ambiente de ceños fruncidos por los encargados de atender, ánimos caldeados de los atendidos y, entre unos y otros, la cola, el estrés, el calor y las manifestaciones de poca educación.

Por este motivo algunos adoptan una estrategia de compra tímida, de no valorar opciones solo porque a la dependienta le pesa ir y venir, o sencillamente no tiene un buen día. No abundan quienes hacen valer sus derechos como consumidores y sí, los que optan por la retirada… ¿Y a quién le importa?

Entre unos y otros varían las respuestas. Falta de motivación, esgrimen algunos entrevistados, pues de todas formas les pagarán lo mismo. Poca preparación, resaltan otros, ya que un pequeño curso no es suficiente para formar íntegramente a quienes, desde el momento que asumen trabajar en el sector de los servicios, tienen en sus hombros la responsabilidad de hacerlo bien.

La cordialidad es, amigos, uno de los más valiosos principios de la atención al público. "Hola", "Cómo le va", "Buenas tardes", "Bienvenido": ¡Cuestan tan poco y valen tanto!

Y esta premisa es válida para estatales y privados, aunque estos últimos llevan cierta ventaja, auspiciada por la competencia, aunque cuidado… existen también sus malos tratos “por cuenta propia”.

Demoras en el servicio, desconocimiento de la información demandada por el cliente, ausencia en los puestos laborales por razones superfluas como horario de almuerzo o asuntos ajenos al contenido de trabajo se asumen, resultado de la repetición, como normales; pero no lo son. Para triunfar es preciso combinar agilidad y calidad en el servicio, incluida la garantía de los derechos de los clientes.

La posibilidad de revisar el producto que compramos, leer con detenimiento lo que firmaremos o preguntar cuanto sea necesario, es un derecho de los usuarios que, al ser afectado, debe declararse al directivo correspondiente en cada unidad. Digo así, para que no sea la falta de información la excusa que esgrimen administrativos en respuesta a situaciones de conflicto dentro de sus instituciones.

Digo así, para que no digan “no lo sabía” cuando -ejemplo hipotético- la misma vendedora que maltrata a decenas de clientes, continúe en su puesto de trabajo ante la inobservancia consciente de las medidas de protección al consumidor en Cuba, el desconocimiento institucional de sus derechos o esas circulares carentes de la fuerza de lo legislado, interpretadas y aplicadas a entendimiento de cada quien.

Si a las deficiencias estructurales y económicas sumamos las humanas, si a la escasez de productos añadimos la de los valores, si no nos enteramos ya, de que la prioridad es el binomio cliente-producto, entonces sencillamente no estaremos haciendo nada. Competitividad y competencia son claves para el desarrollo.

Comentarios   

+1 #1 Geena 12-01-2017 16:13
Es realmente vergonzoso el maltrato al los consumidores en la mayor parte de las instalaciones de la provincia, necesitamos con urgencia medidas para recobrar el respeto tanto de los que atienden como de los atendidos; alguna nueva medida debe ser creada, o en su defecto, la ley cubana de proteccion al consumidor!
Citar
0 #2 yoly 12-01-2017 19:40
es una verdadera lastima que loconsumidores recibamos el trato que reibimos , pero tambien somos culpables.
Citar
-1 #3 jade 20-01-2017 15:56
Si de maltrato hablamos, ¿me pregunto, que se va a hacer para que la Pizzeria insigne de nuestra ciudad vuelva a ser la de antes?, esperar unas pizzas en el boulevar es un sufrimiento, ademas de malas, el servicio es pesimo, las ofertas muy pobres, el anterior administrador decia, "A las 7 de la mañana cada guantanamero debe tener su desayuno y asi era, ahora, ni hablar, no hay respeto para el cliente, volvemos a lo peor...
Citar
0 #4 anabel romero pelegrin 25-01-2017 17:01
No se a que se refiere la amiga Jade cuando habla de malas pizzas, porque si fuecen tan malas el pueblo ni se asomara por allí, lo del servicio pésimo me imagino que se refiere a tiempo entre una vuelta y otra, si es así ,debería preguntárselo a los que están al frente, lo que si les puedo decir es que los trabajadores tratan de hacer lo mejor que pueden con lo poco que les da. Muchas cosas faltan por resolver desde que se fue el admon.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

La Avenida Ernesto Guevara se revitaliza (+Fotos)

avenida che guevara 2 avenida che guevara 4avenida che guevara 8

Asesorado por el Grupo para el Desarrollo Integral de la Ciudad, un proyecto de reanimación pretende revitalizar esta concurrida arteria, desde los puentes de Prado y Aguilera hasta el monumento erigido al Che, en la rotonda conocida popularmente como La Formadora.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar