3 puente del ToaLa histórica foto muestra al Líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, en 1960 cruzando el Toa en una de las balsas o patanas que se empleaban entonces para vincular ambas orillas.Baracoa evoca por estos días a Julián Columbié, el Chino Padre del Toa. Añora sus balsas tiradas por güinches, que en los años 50 del pasado siglo cruzaban sobre el río más caudaloso de Cuba, y lo convertían en pista navegable para personas, mercancías y hasta vehículos, de una margen a la otra.

Los lugareños en ambas orillas también recuerdan el viejo puente de madera, hincado sobre pilotes, rasante al cauce, que reemplazó el trasiego por balsas, y se burlaba de las furias "toanas", al sumergirse bajo las crecidas y ser inmune a la avalancha de todo lo que la corriente embravecida arrebataba a la selva amazónica de su cuenca.

Luego emergía, a veces trasquilado, pero unas tablas y pocos clavos cicatrizaban sus heridas abriendo nuevamente el paso de este a oeste o viceversa, eso sí, solo en una dirección a la vez. Así fue siempre, hasta que el 17 de octubre de 1989 la geografía en Paso del Toa comenzó a cambiar.

Llegaron 20 hombres de la brigada de puentes del pre contingente Pedro Soto Alba, adscripto a la Brigada de Viales de la Empresa Constructora de Obras de Arquitectura e Ingeniería (Ecoai) de Moa, e hincaron las cuchillas de los Komatzu en las arenas del río para desviar su cauce de 200 metros de ancho.

El Toa, que en voz indígena significa rana, soportaba "el vejamen". Hirieron su lecho con perforaciones, cimentaciones... hasta que "el insulto" se hizo insoportable.

Era febrero de 1990 y las lluvias cargaron los 72 afluentes del río y estos convirtieron al "arroyito", nacido a unos 480 metros de altura sobre el nivel del mar, en Yateras, a 130 kilómetros de la desembocadura, en fuerza descomunal que arrasó el hacer constructivo humano y borró de una crecida "la ignominia" que le imponían casi frente al océano Atlántico.

2 puente del ToaEl antiguo puente de madera resultó imbatible para el Toa. Si crecía le pasaba por arriba con todos sus arrastres. Al bajar las aguas emergía invicto y quizás necesitado de algunas tablas y clavos.

Fue la primera lección para proyectistas y ejecutores. Vinieron las rectificaciones y las estadísticas históricas que marcaron, precisamente el 4 de octubre de 1963, la crecida hasta entonces récord, bajo la égida del Flora, "razón por la cual se elevó un metro más, hasta siete, la rasante del puente, con lo que creíamos la obra sería inmune", comenta con tristeza Martha Bru López, una de las ingenieras que orgullosa debutaba con esa obra.

Pero después del Flora, el 6 se septiembre de 2008 el huracán Ike, con sus fuertes lluvias, provocó el desbordamiento de los ríos tributarios de su cuenca y el Toa rompió la marca anterior del Flora por la elevación de las aguas, que prácticamente rozaban la rasante del puente y lo hacían zumbar y temblar aterradoramente.

"Se alejaba el huracán Matthew y yo regresaba de La Habana por carretera -continúa la ingeniera- cuando me llegó la noticia. Increíble. El Toa derribó el mayor de los 28 puentes que hicimos en el vial Moa-Baracoa, un viaducto de 225 metros de largo, con siete de ancho sin incluir otros 4,20 de aceras, suspendido sobre 16 pilotes hincados cada uno a 18 metros de profundidad en el lecho.

"La furia del río, superó el empuje y crecida del Flora, justamente otro 4 de octubre, 53 años después. Increíble -repite- destrozó 10 bases con 3 columnas cada una (30 en total), 90 vigas, 972 losas, 532 columnas pretiles sustentadoras de las barandas de seguridad, sumergió en instantes 14 horas de trabajo diario durante 13 meses.

1 puente del Toa El majestuoso puente erigido a un costo de millón y medio de pesos constituyó fundamental vía de comunicación socioeconómica para las regiones de Baracoa y Moa (Guantánamo y Holguín). Su ruptura implicó también el colapso de las comunicaciones por desaparición del cable de fibra óptica.

"Mucho más: 800 metros cúbicos de hormigón fraguados en la estructura, 80 toneladas de acero, 75 de cables de alto límite elástico empleados en el postensado... un majestuoso puente de 23 mil 957 toneladas de peso, capaz de soportar 110 en movimiento encima de él, ya no existe. "Lo ahogó". "¡Qué dolor!".

Cuentan que en los estertores, como dando su grito de muerte, crujió y tronó al despedazarse para ipso facto desaparecer en las achocolatadas y extremadamente aceleradas aguas que lo arrasaban todo.

Tanto o más sienten los pobladores de ambas márgenes, sobre todo los del lado oeste por la abrupta separación de su eje político-administrativo, de sus servicios básicos, aunque nunca estuvieron solos y muy pronto sintieron en los Consejos Populares de Cayo Güín y Nibujón el abrazo solidario y material de los hermanos holguineros con Luis Torres Iríbar, presidente del Consejo de Defensa de la vecina provincia a la cabeza.

Ahora las miradas desde un lado y otro recorren el desolador panorama de la rivera cruzada fatigosamente por dos botes de remos que solo pueden cargar ocho personas, mientras decenas, en largas estadías, esperan en ambas orillas la oportunidad de embarcarse. Las mentes, a su vez, recrean el tiempo anterior, cuando transportes ligeros y pesados sorteaban maltrechas tablas y alcanzaban seguros la otra orilla transitando por el viejo puente de madera que desafiaba al Toa, de tú a tú, y se burlaba de sus crecidas.

Puede ser ahora el paso de madera la solución paliativa más cercana. En el lecho deben "vivir" aún los pilotes sembrados por los artífices de aquella infalible obra de la ingeniería lugareña que garantizaba el paso todo el tiempo, porque cuando crecía o bajaba mucho el río las balsas eran inoperantes, las arrastraba y desaparecía o encallaban en su lecho.

Por estos días se recuerda a los artífices de viaducto de tablas y horcones: Basilide, Amelio y Leoncio Utria; Eleno y Luis Gamboa, (los hermanos Comando); Diógenes Baratute, Olimpio Urgellés, Eutimio Hernández, Ochoa y Antidio, y también a Lizardo Bertolín, proyectista del gigante de hormigón materializado por Marciano Sánchez y que en 2008 fue reconocido como una de las siete maravillas de la ingeniería civil guantanamera al que ahora se dedica la postrer despedida.

4 puente del ToaLa furia de las aguas tras el paso de Matthew apenas dejó vestigios de lo que fuera un gigante de 225 metros y más de 23 mil toneladas de peso.

EPITAFIO

"Aquí yace, bajo las aguas del Toa, mi ayer imponente estructura de 225 metros de largo y 23 mil 957 toneladas de peso, sucumbida al empuje del más caudaloso e indómito, enfurecido por el tristemente recordado huracán Matthew".

EPD

Diciembre 1990 - 4 octubre 2016

5 puente del ToaHabitantes de las márgenes del Toa contemplan incrédulos el vacío creado por el río, la inexistencia del hasta entonces inexpugnable puente y añoran las balsas y su viejo puente de madera.

Comentarios   

+2 #1 Manolito 19-10-2016 14:14
Sin palabras, esta vía es fundamental para la población de baracoa, espero se restablesca, saludos a todos los baracoenses
Citar
0 #2 Elio Antonio 26-10-2016 12:58
Hola:-)

Artículo como este se agradece por su agradable redacción; hay que llenar el periódico de muchos más.

Sería bueno que iniciaran una investigación periodística sobre cuál(es) fue(ron) la(s) causa(s) por la que el río se llevó un puente "bien hecho". El Guaso casi ha tapado al puente de Aguilera y por supuesto, ha envestido al de Prado fuertemente y nada ha pasado. ¿Cómo es posible que el Toa, tan conocido y temido se haya arrancado por completo un puente así?

No debemos conformarnos con la exquisita redacción de este texto; como en muchas cosas más, los guantanameros debemos aprender mucho de Matthew. Porque otro huracán, más pronto que tarde, nos vendrá encima.

Saludos;-)
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

La Avenida Ernesto Guevara se revitaliza (+Fotos)

avenida che guevara 2 avenida che guevara 4avenida che guevara 8

Asesorado por el Grupo para el Desarrollo Integral de la Ciudad, un proyecto de reanimación pretende revitalizar esta concurrida arteria, desde los puentes de Prado y Aguilera hasta el monumento erigido al Che, en la rotonda conocida popularmente como La Formadora.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar