annia medicoAnnia conserva en su hogar una pipa y una flecha; dos objetos de la cultura Baré y Tucana. “Ellos me los regalaron llorando, cuando salí de a Sao Gabriel do la Cachoeira”.

Primero dejó escapar un “me duele”. Después sobrevino una evocación silenciosa que la hizo aterrizar de nuevo a Sao Gabriel do la Cachoeira, enclave del estado de Manaos, en el corazón de la amazonía brasileña, donde Annia Lennis Laffita permaneció durante tres años.

“Allá dejé una familia; estos son parte de ella”, me dice mientras contempla una foto en la que la doctora guantanamera aparece entre un grupo de “seres adorables”: indígenas de las etnias Baré y Tucanos, que durante tres años tuvieron en Annia a una celosa guardiana de su salud.

 

Entre tantos recuerdos, la joven galena evoca a Silvania y a doña Lurdes, dos septuagenarias que siempre la recibían con la misma frase: “gracias; que dios te bendiga; pensábamos que íbamos a morir sin ver a un médico; y no fue así porque tú viniste”.

 

“La noticia de que nuestros colegas cubanos se retiran de la misión Más Médicos, me entristeció, pero lo comprendo; los insolentes anuncios de Bolsonaro no dejan alternativa, admitirlos sería humillarse, y eso con nosotros no va”, enfatiza la entrevistada, quien regresó de Brasil a finales del 2016.

 

“La hostilidad del futuro gobierno brasileño contra nuestro personal de salud, es un desprecio a la población más pobre, a los desposeídos de siempre, entre ellos los indígenas, que viven en la selva amazónica, donde jamás había existido un médico, antes de nuestra llegada”, concluye Annia Lennis.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar