La estudiante Talía Irívar Mejías, siempre supo que quería ser maestra de Matemáticas, por eso no dudó en aceptar, cuando al finalizar su cuarto año en la Escuela Pedagógica José Maceo Grajales, de la ciudad de Guantánamo, le propusieron estudiar en la Universidad esta licenciatura.

“Desde la secundaria me identifiqué mucho con esa ciencia, la manera en que me permitía desentrañar complejos problemas y llegar al resultado cuando parecía no existir, me cautivó. Pero en noveno solo ofertaron plaza de Maestro primario. Ahí me inscribí y gradué, luego la dirección provincial de Educación convocó a estudiar la carrera de Metamatemática para secundaria, demandaban especialistas con urgencia y di mi paso al frente” explica Iribar Mejías.

De esta forma esta joven, junto a otros 21 compañeros, se integra al nuevo experimento del Ministerio de Educación en el curso 2017-2018 para formar maestros de Secundaria dada la insuficiente disponibilidad de profesores que existe en esta asignatura.

2. TaliaTalía Iribar Mejías: “Las matemáticas son la base de las ciencias, por eso enseñarlas adecuadamente es para mí prioridad”.

Primer paso: organizarlo todo

“La aplicación del experimento en Guantánamo parte del trabajo conjunto entre la Universidad de Guantánamo y la Dirección provincial de Educación (DPE) – explica Drannelis Mosqueda Matos, jefa de carrera en la Casa de Altos Estudios- nosotros dotamos a los futuros licenciados de las herramientas metodológicas necesarias en cuatro años de estudio, aunque de ellos solo tres meses serán a tiempo completo acá”.

De acuerdo a la especialista estos estudiantes pertenecen a una nueva modalidad de cursos por encuentros, pues estarán ubicados en ocho escuelas secundarias de la urbe capital, donde contarán con profesores tutores que les instruirán en contacto directo con el aula.

“El plan de estudio busca la rápida inserción de los educandos en el trabajo, pues a partir del segundo semestre la frecuencia de clases disminuye a dos encuentros y el resto del tiempo es para la práctica –apunta Mosqueda Matos-. Reciben como parte de la formación asignaturas generales (Marxismo, Historia, Formación pedagógica) y específicas (Álgebra, Matemática para Secundaria, Física) y se graduarán con tesis de diploma que identifique y resuelva un problema del entorno docente”.

Las escuelas Sergio Eloy, Prudencio Martínez, Rubén López, Pedro A Pérez, Manuel Ascunse, Rafael Orejón, Hermanos Tudela y Regino Eladio Boti acogerán a estos estudiantes, que asumirán paulatinamente actividades concretas del proceso docente educativo por lo cual percibirán un salario de 430 pesos mensuales más el estipendio estudiantil.

Dalgis Martínez Tejeda, metodóloga de Secundaria Básica responsable de esta particularidad en la DPE, señala que estar en las aulas será de gran apoyo a la formación de los nuevos educadores para aprender a preparar e impartir clases, confeccionar medios de enseñanza, trabajar con las nuevas tecnologías educativas, dominar resoluciones ministeriales y contribuir al actual plan de perfeccionamiento.

“La preparación de los noveles docentes es responsabilidad del Consejo de Dirección de cada centro escolar y de los tutores, comprometidos en formar un profesional capaz de atender las diferencias individuales de sus alumnos, asumir varios grupos, dirigir Escuelas de Educación Familiar y demás tareas demandadas por la sociedad”, detalla Martínez Tejeda.

Experiencia compartida

1. GrupoLos 22 jóvenes maestros se preparan actualmente en la Universidad de Guantánamo para a partir de enero insertarse en las secundarias básicas.

Provenientes de los municipios Guantánamo, Maisí y El Salvador, el grupo de 22 alumnos de este experimento, está integrado por 16 varones, egresados del curso 2015-2016 y seis hembras del pasado año escolar, quienes conocen bien la complejidad de la tarea emprendida.

“Muchos padres y educandos nos verán muy jóvenes y cuestionarán si somos capaces o estamos aptos para ejercer la profesión, pero ante esto la respuesta será demostrarle nuestros conocimientos con resultados, en pruebas, clases, en el día a día”, dice Oscar Luis Sánchez Rosales, miembro del grupo.

Claro que la calidad de la docencia dependerá de la responsabilidad con que asuman la carrera, así lo considera Berenice Olivares, natural del municipio El Salvador, quien confía en que los saberes adquiridos en la Universidad, el apoyo de la familia y el interés personal que tienen, serán el molde perfecto para ser el educador que requiere la Revolución.

Precisamente, Ezequiele Mendoza Aranda, estudiante de Maisí, alude al compromiso que tiene cada uno de los muchachos inmersos en el experimento con serle más útil al pueblo. De hecho está convencido que cuando se gradúe, irá a enseñar para la Secundaria Raúl Guilarte Argüelles, de su terruño.

Ante las carencias materiales y salariales y los problemas cotidianos de la vida docente, la respuesta que dan estos jóvenes en formación, es avivar la pasión y obrar con la metodología que aprenden de buenas manos.

Ese es el principio compartido por Mairelis Menéndez Cosme y Yusmar Ovier García Pérez, y el de toda la brigada, quienes saben que con su esfuerzo contribuyen a completar la cobertura docente en la enseñanza secundaria básica de la provincia y a elevar la calidad del proceso docente educativo.

“Enseñar no es algo que se fácil o difícil, solo hay que tener vocación y amar lo que se hace, el resto de las herramientas las conoceremos en la UG y con los profesores de las escuelas donde estamos. Además, al culminar estudios podremos continuar superándonos aquí mismo y ser másteres y hasta doctores para beneplácito de la sociedad”, asiente con orgullo Felipe Agramonte García.

Camino por delante

La idea de formar pedagogos de Ciencias Exactas no es nueva, pues desde 1976 con el surgimiento de los 12 primeros institutos pedagógicos y el inicio del plan A, ya se había diseñado la carrera de licenciatura en Matemática para 4 años, luego de concluir el duodécimo grado, sin embargo retomarla en el actual contexto de depresión general en esta materia merece ser aplaudido.

Sobre todo porque lo que ha primado en este intento es la voluntad de unos por el beneficio de muchos, en este caso de 22 entusiastas jóvenes.

Para el curso 2018-2019 otras propuestas se sumarán a esta idea a fin de ampliar el espectro, pues busca preparar también a egresados de 9no grado en las Escuela Pedagógicas como profesores de Secundaria Básica de Física, Química e Historia–Cívica de nivel medio, con la opción de alcanzar la licenciatura en la Universidad en curso por encuentros.

Ello servirá como seguro de vida a la formación futura de las próximas generaciones de cubanos.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS