1 promoción culturalJordanis lidera el proyecto Jagüey-La Esperanza que tiene mucho futuro en la formación de valores en la comunidad agroazucarera de Argeo Martínez.Jordanis Grandales Iznaga es el maestro líder del proyecto socio-cultural Jagüey-La Esperanza, en el poblado de Argeo Martínez en, el municipio de Manuel Tames.

Habla con pasión de su dedicación de varios años a esta labor de “pluriempleo”, con reconocimientos locales y nacionales.

¿Cómo te iniciaste como promotor cultural en este pueblo?

Nací y me crié en este pueblo, tradicionalmente llamado ingenio La Esperanza, de trabajadores agrícolas y azucareros, con mucha tradición cultural, de expresiones populares de música y baile.

Por eso desde pequeño, en mi casa, comencé a interesarme en las cuestiones de la tradición cultural, integrando primero la comparsa de La Esperanza en las fiestas populares, y después montando yo mismo representaciones coreográficas sencillas, siempre con niños como yo. Soy un promotor natural.

Luego me fui a estudiar en un politécnico, pero la carrera no me gustaba y cuando abrieron la plaza laboral de promotor cultural para esta comunidad la ocupé, y más tarde, en el 2006, entré en un curso de maestro emergente, y hasta el presente, porque estudié y me gradué de Licenciado en Educación en la especialidad de Educación Infantil.

Estudié desde mi puesto de trabajo porque hacía falta, respondiendo a un llamado que hizo nuestro Comandante en Jefe, y en eso sigo porque a mí siempre me ha gustado trabajar con y para los niños.

¿Por qué te gusta trabajar con los niños?

Los niños son lo más grande, mis hermanos.

Es hermosa la tarea de educador, ver cómo los pequeños aprenden lo que uno les enseña: son como esponjas. No solo les enseñas las materias curriculares, sino que muchos se suman con facilidad a la labor cultural hacia la comunidad, que tanto me interesa, y aprenden más a la vez que se identifican mejor con la gente de su barrio.

Con los niños hago música, teatro, danza…, con la intervención de los instructores de arte de la Brigada José Martí que hay en la escuela, porque no domino las artes plásticas, y así he hecho crecer este proyecto socio cultural Jagüey-La Esperanza.

Pero no son solo los niños. Porque también trabajo con las personas de la tercera edad. En el proyecto están insertados dos círculos de abuelos, donde hay 17 artesanos, con manualidades diversas, incluido el papier maché. Muchos de los elementos materiales que empleamos en las presentaciones surgen precisamente de esa interacción entre los adultos, ya sean familiares de los niños, artesanos, instructores de arte y otros.

En ese sentido me siento correspondido y reconocido por la comunidad, por el apoyo que tenemos desde la dirección y trabajadores del ingenio de azúcar, pasando por todos en la escuela, como la guía base del centro, Dianelis Robles Lescaille, que integra el grupo Jagüey de la Universidad de Guantánamo, y hasta las más humildes familias en los barrios, es decir, las personas más sencillas.

¿Qué experiencias has tenido con Jagüey-La Esperanza?

Yo me vi en la necesidad de montar cosas con varios primos hermanos míos, todos hijos de una tía y que son ahora instructores de arte de danza, música y teatro aquí, en la escuela. Lo hice sin saber, porque no soy instructor de arte en ninguna manifestación, porque en aquel momento no había aquí personal especializado para hacerlo, y el talento de los niños se estaba perdiendo.

Ahora, el proyecto, fundado oficialmente de modo formal en diciembre de 2013, está integrado por 78 niños, 27 jóvenes y 14 personas de la tercera edad, pero participa toda la comunidad. Tiene su grupo gestor.

Como especifica nuestra fundamentación revitalizamos elementos “afro haitianos y la conservación del medio ambiente, teniendo como una de las prioridades la defensa de las tradiciones y manualidades que forman parte del patrimonio cultural de nuestro Consejo Popular, además de introducir valores de resistencia y pertenencia en las nuevas generaciones”.

En Argeo, por costumbre, lo único que abunda en cuanto a recreación y cultura, es el consumo de alcohol y cigarro, y se crece en ese ambiente queargeo martinez centralCentral azucarero Argeo Martínez. por imitación se transmite a los jóvenes que antes fueron niños.

Con el proyecto, no. Propiciamos actividades sanas a las que los pequeños pueden aficionarse con placer, ir a la Casa del Azucarero, intercambiar con los trabajadores de esa rama, hacer presentaciones en los barrios, montar un espectáculo en el parque, integrar carrozas y comparsas tradicionales con los coches y los caballos ataviados para el caso…

Mi mamá cose los diseños de vestuario que ella misma elabora para nuestros espectáculos. Mi familia y vecinos colaboran, muchos de ellos educadores también.

Repito: la Empresa Azucarera (AzCuba), Gastronomía, Comercio, la panadería, Cultura y demás entidades son parte del proyecto.

Con nuestros muchachos nos movilizamos también a las tareas de la zafra, los llevamos a ahilar la caña cortada, para que conozcan y aprendan cómo se hace ese trabajo como parte del proceso para la producción de azúcar. Siempre les insistimos en la importancia que tiene nuestro pueblo como sede de la única fábrica guantanamera de este renglón de exportación y consumo nacional.

Por voluntad de la dirección de AzCuba, compartimos un local suyo con el Sindicato, lo que nos permite contar con un espacio de reunión y preparación fijo. Es una gran ayuda.

Aprendimos de las personas de mayor edad sobre las tradiciones, música, baile, comidas, bebidas, fiestas y otras costumbres de las comunidades de origen haitiano, que fueron trabajadores cañeros y contribuyeron a conformar la identidad local, y las hemos integrado en las expresiones de los cuadros que montamos en espectáculos del proyecto.

¿Cómo actúa esto en el comportamiento de las personas?

La cultura mejora a las personas, les permite aprender a dedicar su tiempo con provecho y placer al recreo con aprendizaje. Ya le puse el ejemplo de los que comenzaron como integrantes del proyecto y ahora son instructores de arte, de la cooperación de las familias...

Porque los padres se benefician con esta dedicación de los hijos a la actividad cultural. Tenemos una niña que baila en el proyecto, que ahora cogió judo; su madre es alcohólica, pero se ha interesado en el progreso de su pequeña y nos apoya dejando un poco el consumo etílico e insertándose en las actividades.

¿Qué más podría hacerse?

La cultura no lo puede todo. Se necesita más. Y yo pienso que, para contribuir a una vida más sana en esta comunidad, se le podrían dar más condiciones a nuestro batey, que tiene el único central azucarero en activo en la provincia.

Por ejemplo, las calles están oscuras por las noches por el poco alumbrado público; creo también que las personas de la tercera edad necesitan recibir una atención más cercana para animarlos, y no es lo único.

En cuanto a nosotros, como proyecto, creo que nos falta unir más el trabajo sociocultural con otras instituciones, para talleres, peñas y otras actividades. Es muy bonito el impacto, agradecido por la comunidad, de la Cruzada teatral cuando inicia precisamente aquí sus actividades cada 28 de enero. Cosas como esas podrían hacerse más.

Estamos empeñados en la comunidad de Guaso, de este Consejo popular de Argeo Martínez, porque tiene mucha incidencia de alcoholismo.

¿El futuro?

El proyecto tiene futuro, porque tenemos el corazón y el material humano para crecer, está firme, pese a que faltan materiales.

Jagüey-La Esperanza es la fuerza del porvenir. Nosotros en este proyecto formamos valores, que siempre se necesitan para que las personas vivan mejor, con un estilo de vida activo y enriquecedor. Continuaremos aportando a ello.

Cuenten siempre con Jagüey-La Esperanza.

Comentarios   

0 #1 Franz 17-04-2018 19:02
En proyectos como este se forman valores en niños, jóvenes y adultos, lo cual permite un estilo de vida activo y enriquecedor, y por lo tanto mejor calidad de vida.
Citar
0 #2 Zidy 17-04-2018 19:50
Muy importante la labor que realiza este educador, que más que un maestro es un ejemplo para estos niños y personas en general de su localidad. Es muy interesante el vínculo que desarrolla con los niños y con el sector azucarero en la provincia, aprovechando las oportunidades que se brindad para despertar en ellos el amor por el trabajo y el sector.
Citar
0 #3 aymara 18-04-2018 15:20
Muy hermosa labor que realiza este educador, hombres como él hacen de nuestros niños más felices.
Citar
0 #4 zandra 18-04-2018 19:22
Esa es una hermosa labor, muy humana, llena de grandes satisfacciones personales y de mucho amor, gracias a los proyectos socio culturales las comunidades crean vida.
Citar
0 #5 yfdez 19-04-2018 12:18
La Empresa Azucarera (AzCuba), Gastronomía, Comercio, la panadería, Cultura y demás entidades son parte del proyecto. Por voluntad de la dirección de AzCuba, compartimos un local suyo con el Sindicato, lo que nos permite contar con un espacio de reunión y preparación fijo. Es una gran ayuda. Siempre q sea un proyecto beneficioso para todos el apoyo de todas las entidades es importante
Citar
0 #6 eztrella 19-04-2018 22:48
Muy bueno para formar valores de los jovenes y niños de este batey azucarero. un gran proyecto para promover valores
Citar
0 #7 Briceida ARCAZ 20-04-2018 15:11
Hermosa labor de este educador. Que lindo que los niños puedan aprender sobre las tradiciones, música, baile, comidas, y demás. La Cultura realmente llega a las personas y puede ayudarles de manera positiva, motivarlos a salir de problemas para los cuales quizás pensaron no habia una solución y en el caso de los pequeños a formar valores importantes para su futuro.
Citar
0 #8 Zunzún 20-04-2018 18:06
Es justo ahí donde debemos comenzar la formación de valores, es la garantía de nuestro futuro, me parece un buen proyecto, y donde en este lugar donde la fundamental fuente de empleo es la agroindustria azucarera, este proyecto tiene gran importancia
Citar
0 #9 Zamora 20-04-2018 18:07
Me parece un muy buen trabajo, fundamental en nuestros tiempos, justo cuando necesitamos la inserción de los jovenes en nuestro sector.
Citar
0 #10 Zania 20-04-2018 18:08
Meritorio este proyecto, digno de ser generalizado, es importante atraer a esta masa juvenil a las labores del sector azucarero, es la única manera de tener garantizado el futuro de nuestra agroindustria.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS