fidel en gtmoEl pueblo aclama a su Líder en las calles de Guantánamo. Fotos: Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

A Guantánamo geografía, historia y cultura la hacen “singular y heroica”, así la catalogó Fidel en la Plaza Mariana Grajales, durante el acto central por el 26 de julio de 1985; durante el cual exaltó los valores que atesora esta región y destacó su vertiginoso avance.

 

En más de veinticinco ocasiones el Comandante en Jefe visitó al territorio de Guantánamo, cada una de las cuales deviene momento significativo en la relación Líder-pueblo y ratificación de la sentencia martiana: “Los hombres se sienten agradecidos a los seres extraordinarios”.

 

La primera visita se produjo el 3 de febrero de 1959; esta vez a la actual ciudad del Guaso, donde en discurso pronunciado frente a la entonces Escuela de Comercio, hoy politécnico de economía Asdrúbal López, se refirió a la situación del campesinado, de los trabajadores y estudiantes,y en particular de la población humilde la cual definió como “la gente que está necesitada de la ayuda de la Revolución”.     

 

El 21 junio de 1959, en Baracoa, presidió un emotivo acto campesino y el 28 vuelve a la Primada de Cuba e intercambia con los pobladores de las montañas sobre la proyección del desarrollo agrícola e industrial en la zona. Dos días antes una misión impostergable lo llevaría al Valle de Caujerí, en San Antonio del Sur, para intervenir las propiedades de los Navarrete.

 

Un nuevo recorrido de Fidel, favoreció un encuentro con estudiantes normalistas que se incorporaban al Alto Oriente, en julio de 1959, y con quienes intercambió en el umbral del Hotel Martí de la ciudad guantanamera, donde había pernoctado.

 

El presente y el futuro de los baracoanos se manifestaban como prioridad en la gestión del Máximo Líder Cubano, particularmente de las masas campesinas, que lo recibieron jubilosas, el 29 de enero de 1960. El hotel La Rusa lo acogió en su descanso nocturno y allí dejó su rúbrica.

fidel en gtmo2El Comandante en Jefe durante un recorrido por la zona de Punta de Silencio (Baracoa) donde concurrió a despedir el duelo de los combatientes caídos allí víctimas de una agresión mercenaria. Fotos: Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

Un encuentro con obreros cubanos que laboraban en la Base naval se hizo realidad el 13 de noviembre de 1960 en el Instituto de Segunda Enseñanza; en un ambiente cordial Fidel se centraba en “dos cuestiones fundamentales: (…)nosotros no podemos darles el pretexto a ellos (se refería a los norteamericanos, nota de los autores) para crear aquí un conflicto y mucho menos para agredirnos.” Y relacionado con el cambio de dólares, los persuadió (a los trabajadores cubanos del enclave foráneo) que era “un problema moral, para ustedes y para nosotros”.

 

La inauguración en Yateras del Seminternado y el Hospital de Palenque, motivan la presencia de Fidel en julio de 1965. En ese municipio se detiene en la finca del gallego Juan Martín Pérez, en la Gloria de Guayabal; donde comparte un almuerzo criollo, luego de una jornada productiva de recogida de papas.

 

Su presencia en Maisí, en agosto de 1966 favoreció un ameno diálogo con las obreras agrícolas que recogían café en el camino y Fidel se inquieta por el cuidado de los hijos de sus interlocutoras. Por esa vía se traslada a Baracoa y luego a Moa; no sin dejar de manifestar en el periplo que la construcción del viaducto La Farola lo colmaba de satisfacción.

 

En el año 1966 el huracán Inésazotó a la provincia deOriente, Fidel de la Gran Piedra se traslada al II Frente, pasa por Bayate en tránsito a Felicidad de Yateras; su sola presencia estimula a la recuperación; da orientaciones, guía, combate, reflexiona acerca de la necesidad de mejorar esos caminos que lo llevaron al poblado de Bernardo; a su regreso levanta un campamento en una improvisada barraca, en Felicidad, y luego en otra del Plan de Tomates en la Caridad de los Indios.

 

El tercer día, se siente con suficiente energías para compartir un partido de pelota con el Equipo de la Escuela de Instrucción Revolucionaria Lorenzo Boicet, de la ciudad del Guaso, después de invitarlos a comer espaguetis.

 

La inauguración de cinco círculos infantiles, dos escuelas y otras obras motivan la próxima visita de Fidel; había pasado solo un año y las jóvenes trabajadoras de Maisí y sus pequeños, disfrutaban de este gesto magnánimo de la Revolución.

 

A este territorio y a Baracoa regresaría tres años después (1970), pero por un diferente y doloroso motivo: despedir el duelo de los cinco compatriotas caídos en Punta de Silencio víctimas de una agresión mercenaria; la oración fúnebre de Fidel declaraba: ¡Los hombres podemos caer, pero las ideas que defendemos no caerán jamás!

 

En el campo de la educación la Revolución privilegió a todas las zonas posibles del país. El municipio de Niceto Pérezse convirtió en un fuerte polo y ello fue apreciado por el Comandante en Jefe en las visitas que realizara a las ESBEC Eduardo Saborit y Victor Patsáyev, el 19 de junio de 1972 y en marzo de 1975, donde también realizó un recorrido por el Plan Citrícola de Vilorio.

fidel en gtmo3Comparte con combatientes en el área de operaciones. Lo acompañan en el jeep, los Comandantes Guillermo García Frías (al volante), y en el asiento trasero Ramiro Valdés Menéndez. Fotos: Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

En esa última visita, el Comandante se reúne con los trabajadores que construyen la autopista que une a Guantánamo con Santiago de Cuba; visita la presa La Yaya e intercambia con los constructores; el recorrido continúa por las áreas agrícolas de la granja Fabio Rosell y la Escuela Rafael Freyre, en Caimanera.

 

Sin reponerse del cansancio, en la ciudad del Guaso realizó un recorrido por sus calles principales, comprobó el avance de construcciones importantes como: la fábrica de tabacos, el hospital y el hotel; chequeó la ubicación de la fábrica de hierro gris y maleable; se detuvo en el estadio Van Troi y allí disfrutó del partido deportivo que se desarrollaba; al salir fue interceptado por las entusiastas trabajadoras de los círculos infantiles aledaños al lugar.

 

Más tarde corroboró la marcha de la construcción del poligráfico. Finalmente visitó al buque soviético Vanrsul, anclando en el Puerto de Boquerón, después de recorrer el poblado Mártires de la Frontera en afectuoso diálogo con la población.

 

La relación de Fidel con Cajobabo deviene simbólica; esa travesía que realiza en 1976 junto a Santiago Álvarez le propicia un encuentro fortuito con Salustiano Leyva, el niño que conoció a Martí, algo que quedó perpetuado en el documental: Mi hermano Fidel, fruto del lente fiel de su acompañante.

 

La ciudad del Guantánamo lo recibe nuevamante el primero de julio de 1977 para dejar inaugurado el Poligráfico Juan Marinello; en horas de la tarde, junto a otras personalidades nacionales y extranjeras se traslada al Valle de Caujerí, donde diseñó el plan de desarrollo integral de ese territorio y durmió, en condiciones de campaña, en el Alto del Quimbuelo.

 

Al cautivante Valle regresó en 1981 para conmemorar, en el acto central nacional, el XX Aniversario de la Asociación de Agricultores Pequeños. Al paso por la capital provincial esa noche, compartió con dirigentes partidistas y gubernamentales de la localidad, en el Hotel Guantánamo.

 

Cajobabo nuevamente hace historia, la presencia de Fidel el 15 de octubre de 1986 acentúa su singularidad; ese lugar fue el escogido para efectuar el acto de inauguración del Plan del Médico de la Familia en las montañas.

 

El año 1985 fue de júbilo para los guantanameros, al recibir al Líder Histórico que presidió las actividades conmemorativas por el aniversario 32 del Asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes. Con su presencia quedó inaugurado el Hospital General Docente Dr. Aghostino Neto.

 

El 11 de abril de 1995 Fidel vuelve a Cajobabo, se cumplía el centenario del desembarco de Martí y su “mano de valientes” por la costa sur de nuestra provincia; allí en comprometido gesto recibe simbólicamente la bandera legada a su generación, en continuidad a la obra del Apóstol de la independencia cubana.

fidel en gtmo4El Jefe de la Revolución dialoga con campesinas del actual municipio de Baracoa. Fotos: Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

En julio de 1995 Guantánamo se vistió de gala para recibir a Fidel, a propósito de otorgarnos, por segunda ocasión, la sede del acto nacional por el aniversario 42 de los sucesos del Moncada. Esta sería su última visita a la provincia. Aún fresca en nuestras memorias el momento en que le fuera entregada la réplica del sable del Mayor General Pedro Agustín Pérez, el que sostuvo con su brazo alzado, desafiando cualquier intento de lacerar nuestras sagradas conquistas; se divisaba alegre y confiado, seguro de sus palabras, expresadas con la profundidad y firmeza de sus actos.

 

Su alocución cerraba con una idea memorable: Los que hemos tenido el privilegio de conocer la libertad, la dignidad y la justicia, nunca nos resignaremos a vivir sin ellas”.

 

Sean estas líneas, escritas con el ánimo de la gratitud infinita, un homenaje de los guantanameros a nuestro líder histórico Fidel Castro Ruz tras su desaparición física; ellas demuestran que, en su fecunda labor político revolucionaria fuimos parte inclusiva del proyecto de justicia social que él lideró. Guantánamo es tan parte de la historia de Fidel, como lo es él de la nuestra.

 

Fuentes:

-                      Memoria gráfica, discursos, artículos y notas de prensa de los periódicos: Revolución y Granma (1959-1995). En: Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

 

-                      Discursos e intervenciones del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. (1959-1995) en www.cuba.cu/gobierno/discursos

 

-                      Discursos, artículos y notas de prensa de los periódicos: La Voz del Pueblo, Trabajando Venceremos y Venceremos (1959-1995). Hemeroteca de la biblioteca provincial Policarpo Pineda, de Guantánamo.

 

-                      Testimonios (orales y gráficos) de dirigentes de la Revolución Cubana y personas que estuvieron con él en Guantánamo.

Comentarios   

0 #1 pedro jimenez azaharez 10-08-2017 22:27
hola, cuantas memorias, fidel sigue entre nostros por siempre, hasta la vistoria.
Que buen poder encontrar fotos en neustro territorio, ojala pudiera obtener más
pedrito.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

feed-image RSS