cristina las taniaCristina Rodríguez recoge diariamente alrededor de ocho latas de café. Foto: Leonel Escalona Furones

Hace más de 30 años, en Guantánamo hay una brigada sólo integrada por mujeres recogedoras de café, sobresaliente porque acopian mil o más latas en cada cosecha, y que con su esfuerzo hacen que siga hablándose de ellas en el presente.

 

“El trabajo nos mantiene vivas”, asegura Cristina Rodríguez Durán, una de sus 12 integrantes. “Además de recoger café, logramos posturas en el vivero, que luego vendemos a los campesinos, sembramos, chapeamos y hacemos otras labores en el cultivo de los cafetales, o de limpieza en la comunidad”.

 

Esta vecina de Palizada Arriba, en el municipio de El Salvador, incorporó hace 15 de sus 52 años su estatura media y semblante alegre a la brigada Tania La Guerrillera, comúnmente conocida como Las Tanias.

 

“¿Quién lo iba a decir? Dejé de trabajar en la gastronomía para hacerlo en la brigada. Diariamente recorro alrededor de cinco kilómetros entre mi casa y mi trabajo, pero ni el cansancio ni el sacrificio me han hecho dudar de mi elección”, comenta satisfecha esta mujer que vive orgullosa de promediar ocho latas de grano recogidas por jornada -así cada una de Las Tanias llega a las mil al final de cada cosecha.

 

“No hay meta, pero mientras más recojas, mejor; pagan a 20 pesos la lata de robusta, y a 45 el de arábiga”, explica.

 

La rutina

 

Dice Cristina que su vida gira en torno a la tierra, los cafetales, la casa y la familia. “Es como un círculo vicioso”, detalla, quien encuentra insuficientes las 24 horas del día para cumplir con este ritual, con el que se siente cómoda.

 

“Por la mañana hago lo habitual, me levanto a las cinco, cuelo café, preparo desayuno para todos, y mi esposo y yo alimentamos a los puercos, guanajos, pollos, bueyes y caballos. Luego me voy para el cafetal, del cual regreso a las cinco de la tarde, para continuar entonces con otras tareas hogareñas.

 

“Los fines de semana trabajo en nuestro conuquito, cerca de la casa. Allí cultivo maíz, frijoles, yuca, malanga… para el consumo familiar”, refiere Cristina y cuenta que a su rutina incorporó a uno de sus tres hijos (los otros viven fuera de la provincia).

 

“Cooperamos en la casa, porque mi esposo no puede realizar trabajos fuertes, como secuela de un accidente que le inutilizó una de sus manos”, cuenta con voz triste.

 

Sus vivencias

 

Cristina atesora anécdotas acerca de su pertenencia a Las Tanias:

 

“En una ocasión recogimos café bajo una torrencial lluvia, había viento fuerte, suelo enfangado y resbaloso, granos incómodos de acopiar, pero ahí estábamos, porque emulábamos a ver quién recogía más.

 

“Los vecinos, y hasta la jefa de la brigada nos pedían que nos refugiáramos debajo de una carreta; no quisimos hacerlo, porque era fuerte la competencia”, recuenta.

 

“En otra ocasión, tratando de coger unos granos bien rojitos en la punta de la mata increíblemente me quedé enganchada, una de mis compañeras tratando de zafarme también se quedó colgada, y otra que fue a nuestro rescate tampoco terminó muy bien, pues las dos le caímos con fuerza en el cuello”, dice.

 

Sin haber ido nunca más allá de Bayate, Cristina, ha convertido el trabajo en su forma de distracción. “Hay veces que estamos muy distantes unas de otras en las carreras de café y nos vocearnos para localizarnos. Ayudamos a la que esté cansada, la remolcamos. A decir verdad, ese el momento que aprovechamos para hacernos maldades, jugando como los muchachos”, comenta entre risas.

 

“Estoy contenta de pertenecer a Las Tanias, no pienso retirarme de ellas aunque me llegue la edad de jubilación. Es mucho el sacrificio, pero vale la pena: gracias a esta brigada pronto tendré mi nueva casa porque me concedieron un subsidio, en reconocimiento al sacrificio de tantos años. Las Tanias son mi razón de ser”.

Comentarios   

+1 #1 yaremis 15-03-2016 17:38
Que bueno saber que tenemos mujeres como Cristina que dejan otras labores para hacer esta ardua labor la de recoger café Felicidades para esta mujer y a las que pertenecen a esta brigada y más por llevar estés nombre Tania la guerrillera lleva un nombre de gran jubilo :lol:
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Guantánamo en el Lente

Fotogalería: Imprescindibles damas del campo

mujeres campesinas9 mujeres campesinas4mujeres campesinas8

Las mujeres cubanas constituyen fuente de inspiración y pilar importante en todas las ramas de la sociedad, independientemente del lugar donde realizan sus siempre valiosas tareas, con demostrada sabiduría, responsabilidad, ternura y el amor que imprimen a cuantas acciones emprenden.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar